Relatos,críticas y muchas sonrisas. Un trocito de vida.

domingo, 5 de septiembre de 2021

EL PIANISTA FANTASMA

Cómo en un solo minuto puedes ver lo que ha sido tú vida. Recordando todos aquellos momentos memorables que merecen ser recordados. El último latido, que el corazón te recordará que la muerte solo es el comienzo. Una partitura inacabada que merece ser terminada. 

Henry Shuster nació en Dublín. Sus padres vivían en el barrio Sureste de la ciudad, en la calle Dawson Street muy cerca de Green Parc. Desde bien joven, le apasionaba la música. Su primer juguete, fue una mesa de madera donde su padre le había tallado unas teclas de piano. No sonaba, pero en su cabeza cada vez que su padre escuchaba uno de sus vinilos de música clásica, se imaginaba interpretando la obra, con tanta pasión que provocaba que su padre se quedará realmente sorprendido. Creció y ese piano de madera se convirtió en uno de verdad. Admiraba a compositores como Sergei Rachmaninov, Franz Liszt, considerado el pianista con la mejor técnica que ha existido en la historia de la humanidad. Se decía “ El piano no puede estar en manos de espíritus débiles, requiere una personalidad que lo mire por dentro y comprenda toda la magia que puede aportar.

Henry disfrutaba conociendo la historia de sus compositores favoritos y aún más tocar una de sus obras con su piano. La Sotana o los nocturnos de Beethoven, cualquier balada de Chopin, “El clave bien temperado de Bach, el preludio nº1 en Do mayor”, esos dedos tocando una melodía tan maravillosa. Esa escala de notas in crechendo. ¡Que delicadeza de música! El joven pianista no dejaba de tocar a todas horas. Iba perfeccionando su arte de una manera magistral. Cuando se cansaba de esa melodía se pasaba a Rachmaninoff y su rapsodia Theme of Paganini. Sensibilidad convertida en música. Siempre decía que esa composición lo debía haber compuesto un ángel. 

Mientras estudiaba en el Trinity College, no dejaba de pensar en nuevos temas. Deseaba componer sus propias partituras. Darles su propia personalidad. Caminaba por Grafton Street y solo le entraban ganas de acompañar a los músicos callejeros que se encontraba. Los miraba con una gran admiración. Un día hasta se atrevió a preguntar a uno de ellos si podía usar su piano. No dudo en entonar un tema de Chopin, provocando en el publico una gran ovación final. El artista le animaba a que volviera más días, que entonara más canciones clásicas, pero él les contestaba -La próxima vez tocaré una melodía propia, lo prometo- Ocasionando la alegría del artista viendo que un muchacho tan joven pudiera tener tanta pasión por la música y tantas ganas de crear. – ¡Mucha suerte, muchacho! ¡vuelve pronto!- le gritó el artista mientras se alejaba. 

Vivía en Dublín una ciudad pequeña. Puedes recorrerla a pie en un solo día. Un rio, el Liffey, que atraviesa la capital de Oeste a Este. 125 km hasta que desemboca en la bahía de Dublín en el mar de Irlanda. Puentes que lo hacen accesible a sus habitantes. Que se llena de alegría para la celebración de San Patricio. Henry adoraba pasear por sus calles observando tranquilamente por lo caminos antiguos repletos de piedras, que seguramente en la antigüedad recorrieron carros y animales. Ahora estaba repletos de tiendas y cafeterías. Lo que de verdad disfrutaba era llevar un libro de partituras y pasar la tarde en St Stephen’s Green Parc, saludar la estatua de James Joyces o Oscar Wilder, y plantarse en el césped toda la tarde hasta que el tiempo acompañaba o el sol decidiera esconderse y llegar la noche. Le encantaba la soledad, no le gustaba estar con gente, realmente le agobiaba. Había creado un mundo propio y no deseaba compartirlo. Tenía un sueño en su mente, quería convertirse en el mejor compositor de su tiempo, no pararía hasta conseguirlo.    

Acabó sus estudios en el conservatorio y su maestría con el piano le llevaron a trabajar en una pequeña orquesta. Hacían recitales de música de grandes compositores pero le daban un aire más contemporáneo. Henry se encargaba el mismo de hacer lo arreglos pertinentes a cada una de las notas del pentagrama. Por las tardes, componía su propia música que guardaba a buen recaudo. Todavía no se había atrevido a tocarla con público, creía que no era lo suficientemente buena para ser escuchada. No dejaba de hacer cambios y por su cara no estaba satisfecho. En su soledad, como compositor no soportaba que lo interrumpieran en sus momentos de creación. No se le recuerda con muchos amigos, su amor por encima de todo es la música.  No te tratará mal pero no esperes nada más. Es demasiado reservado con todo lo que siente y sus momentos de frustración agradeces de que así sea. Una manera de ser, que lo único que le ocasiona es un agotamiento mental que le lleva a perder incluso la capacidad de levantarse. 

La primera composición de Henry fue todo un éxito. El público durante una hora estuvo aplaudiendo sin parar. La excitación de lo vivido le creía casi como un Dios, no quería bajar de las nubes, en ese momento solo disfrutar al máximo del éxito conseguido. 

Esa noche llegaron a más con el público entregado. Cada nueva música era mejor que la anterior. Su destreza con el piano era tal, que con el tiempo se convirtió en el compositor favorito del público. 

Era consciente de que Dublín se le había quedado pequeño. No dudo en recorrer medio mundo mostrando su destreza musical. Decidió mudarse a una nueva ciudad. Quería cambiar de aires. Necesitaba que las nuevas composiciones tuvieran un nuevo aire. La ciudad elegida fue Barcelona. Aprender una nueva manera de vivir. Integrarse en nuevas costumbres y sobretodo comprarse una nueva casa donde poder componer con tranquilidad. Había encontrado un nuevo lugar donde poder desconectar y pensar en sus nuevas musicas. Siempre le acompañaba su libro de partituras y uno de sus libros favoritos, “ Los viajes de Gulliver” Jonathan Swift”, un libro concebido como una gran sátira de la humanidad, un toque ácido contra la vanidad y los medios políticos pero también un libro de aventuras. Le recordaba a su Tierra y siempre que tenía nostalgia no dudada en leer unas cuantas páginas. Su nueva vida era relajada pero al mismo tiempo quería crear una gran obra musical que superara a todas la anteriores. El regalo a la humanidad como él lo llamaba.  

Fueron pasando los años y Henry pese a sentirse feliz con su vida no podía evitar tener la sensación de que le faltaba algo. En cierta manera la obra comenzada hace años todavía no había encontrado la manera de terminarla. Se volvía loco intentando unir cada una de las notas musicales, se desesperaba. Había compuesto otras obras pero la composición perfecta se le resistía. Algo que hizo que se encerrara en su casa y se olvidara incluso de descansar. Se refugiaba en su piano y aporreaba sus teclas hasta quedar exhausto. Cuando el cansancio le vencía se pasaba el día durmiendo o comiendo como si no hubiera un mañana. 

Se había convertido en un loco obsesionado con componer su gran obra y se había olvidado del mundo, de las personas. Su casa era el espejo de como se sentía interiormente. Todo por el medio, sin intención de tener un orden. Cuadros de sus compositores predilectos llenos de una masa de polvo que los había convertido en seres sin rostro. Se había olvidado lo que era dar un concierto. Sus ganancias estaban comenzando a agotarse. Su vida sedentaria le estaba comenzando a dar problemas de salud. 

Era uno de los pianistas más aplaudidos, en ese estado difícilmente podría soportar una actuación con público. Estaba sumido en una gran depresión. 



Años antes, Luna Soler era una mujer que había conocido a Henry en uno de sus conciertos multitudinarios. No era una espectadora más. Era una gran admiradora del compositor que lo observaba desde lejos, porque nunca se había atrevido a dirigirle una palabra. En cualquier concierto que daba siempre podías encontrarla en primera fila, nunca fallaba a la cita. 

Henry se había dado cuenta de la incansable espectadora y no dudó en querer conocerla en persona. Poder dialogar tranquilamente con ella, y sobretodo preguntarle por qué sentía tanta admiración por él. Le picaba la curiosidad. Esa misma noche llamó a uno de sus ayudantes que preparase el encuentro. 

La conversación se convirtió en una velada repleta de palabras alabando la obra de Henry. Luna no dudada en expresar todo lo que sentía, incluso lo que no le gustaba que el músico aceptaba.

Ese primer encuentro acabo convirtiéndose en una amistad duradera. No llegó a nada más, porqué el gran amor de Henry era la música. No tenía tiempo para romances, cuando su meta en la vida era componer sin parar. Algo que Luna se resignaba porque estaba profundamente enamorada de él. Lo acompañaba en sus sesiones de composición, convirtiéndose en su confidente pero nada mas. Era tanto su devoción que para poder tener mayor complicidad no dudo en estudiar música y composición. Pasaban días enteros creando nuevas partituras, él aporreando el piano mientras ella lo transcribía en forma de notas musicales.  Era un ejercicio agotador que cuando terminaba tenía una gran recompensa. Era representado en su siguiente concierto y aplaudido por las masas. Lo transportaban a un estado emocional de verdadero éxtasis. Se creía el mejor compositor y su ego cada vez fue en alza, provocando que cada vez quisiera alcanzar aún más gloria. Era la época donde se planteo crear la composición perfecta, aquella en la que sería recordado para siempre.  

Luna veía que con el tiempo, el hombre que admiraba se había convertido en un déspota que no dudaba en gritarla cuando estaba bloqueado. Se desesperaba cuando las cosas no le salían como quería. Incluso la culpaba de su falta de entonación a la hora de componer.  

Los años pasaban y la amistad entre los dos se fue deteriorando hasta querer poner punto y final a la misma. Luna no soportaba su actitud tan irracional. Había perdido la cabeza y lo más preocupante, no le importaba nada más. Decidió que ya era hora de tomarse un descanso con los conciertos y dedicar todo su tiempo en esa gran composición. No dormía y apenas comía, hasta el punto de acabar en un hospital conectado a una máquina y dándole de comer por una sonda.  Esos ataques de histeria que a Luna la ponían en un estado de tristeza difícil de soportar. 

Cuando intentaba ayudarle, él la chillaba de mala manera y la echaba de la habitación. Llegó a un punto que no podía mantener ni siquiera una conversación con Henry. Por mucho que le doliera en el alma tuvo que dejarlo marchar. Siempre recordaría esos primeros años donde ambos disfrutaban con sus conversaciones sobre música. Que se desplazaban al Tibidabo a observar la ciudad donde imaginaban nuevas músicas. Eran dos personas ilusionadas viendo anochecer Barcelona delante de sus ojos. Henry,  el compositor más admirado se convirtió en una caricatura de si mismo.   

Quien se iba a imaginar que un hombre con tanto talento con la música pudiera convertirse en un ser difícil de soportar. No quería tener contacto con el resto de personas, simplemente había aprendido a estar solo y no necesitaba a nadie mas. Su locura fue en aumento y su estado nervioso no le dejaba vivir en paz. Deseaba crear lo imposible y no aceptaba la derrota. No quería pasar página. Se sentía un verdadero fracasado y en cada intento de componer acababa con unos golpes tremendos que aparecían que iban a romper el piano. La casa se había convertido en su refugio y le daba miedo abandonarla. Su cuerpo endeble apenas se podía sostener. Provocando que su final estuviera apunto de llegar. 

Una mañana su corazón dijo basta, dejando de latir y creyendo que le librarían de su carga.  Su cuerpo dejo de tener vida para ser un fantasma. Convertido en un alma en pena dando tumbos por una casa que había decidido no abandonarlo.  Su prisión perpetua, hasta encontrar a la persona que pudiera liberarle.

Los vecinos alertaron a la policía al darse cuenta que no se oían los gritos diarios de Henry maldiciendo al mundo por no dejarle terminar su obra. Intuían que había pasado algo, y no se equivocaron. La policía localizó el cuerpo sin vida y dieron sepultura a las pocas horas.  Su espíritu en cambio se quedo en la casa, a la espera de no ser molestado por ningún ser vivo. 

Intentaron vender la casa pero a los pocos días salían escopetados de allí. No había manera de venderla. Pasaron meses y años hasta que una familia que pasaba por allí decidió ocuparla porque se aburrían demasiado. 



Mari Carmen, casada con Pedro, ambos no les falta dinero. Sus padres vivían rodeados de lujos. Ambos con treinta años pero con una mentalidad de adolescentes consentidos. 

Decidieron tener un hijo, Tobías de doce años, que con su rebeldía le convirtieron en un niño terrible. Destructor de todo lo que le rodea. Por último Dexter, un perro que es el único que se comporta de manera civilizada, adorable y con ganas de jugar a todas horas. 

Ahora nos encontramos a esta peculiar familia que se les ha ocurrido ocupar una casa, con su única intención de destrozarla por diversión. Lo que no se imaginaban que la vivienda venía con sorpresa. 

Lo primero que hicieron fue entrar por una de las ventanas, no dudaron en romperla. Lo siguiente poner su propia cerradura, para así sentirse como los dueños de la propiedad. Tenían dos maletas: Una enorme con herramientas para la destrucción, y la otra con algo de ropa, por si les apetecía salir a dar una vuelta y pavonearse un rato. 

La casa tenia dos plantas. Una principal donde se encontraba el salón rodeado de una biblioteca de libros y un piano. En la misma planta se encontraba la cocina y un cuarto de baño, bastante pequeño por cierto. Arriba estaban dos habitaciones, un cuarto repleto de trastos y otro con un baño enorme. En general todo estaba lleno de polvo y bastante desordenado. 


-Te has fijado como está la casa- Dijo Carmen


-Ni que lo digas. Hemos venido para destrozarla y poca faena nos va a dar- contestó Pedro con cara de no estar satisfecho con lo que estaba viendo. 


-Papá- dijo Tobías - Tenemos que quedarnos en esta casa, no me gusta. Tengo Hambre. 


-Siempre pensando en comer. No te preocupes que ahora pedimos comida - Contestó la madre a Tobías que no estaba quieto. 


-Coge a Dexter y date una vuelta por la casa, mientras pediremos la comida- dijo el padre con cara de pocos amigos. 


-Vamos Dexter a ver que encontramos- Lo decía Tobías mientras su perro se ponía de patas arriba para que lo acariciara- Ahora no Dexter, vamos ven que vamos a ver que hay arriba. 


Perro y niño subieron por la escalinata rumbo a las habitaciones. En una de ellas había un gran armario repleto de ropa. Estaba en buen estado porqué estaba envuelta en plásticos protectores. Tobías tuvo la idea de probarse unas cuantas de ellas. Se sentía como una persona mayor. Le iba grande de mangas y de todos lados pero le daba lo mismo. Mientras su amigo perruno no dejaba de ladrar y de correr por toda la habitación. Cuando ya se cansaron fueron a recorrer el resto de habitaciones hasta llegar a una repleta de fotos y muebles. Daba bastante miedo porque apenas tenías sitio por donde pasar. Poco tiempo permaneció en ella porque lo siguiente era volver donde se encontraban sus padres, esperando que ya tuvieran preparada la comida para comenzar a comer. 

Todo parecía normal. La casa estaba tranquila y tras pasar unas horas inspeccionándola, decidieron quedarse en el salón. Con la idea en mente destrozarla más adelante porque les había encantado pese a la decepción inicial. Se quedarían en ella una larga temporada, cuando se cansasen comenzarían a romper todo lo que se encontraran, ahora mismo querían disfrutarla sin más. 


NOCHE UNO


La familia Cansino y perruno tras una cena de aquellas que acabas tan lleno que no te puedes ni mover, se disponen a irse a dormir. Lo harían en una cama enorme de matrimonio los tres, por lo menos eso sería en la primera noche. Dexter en cambio acabaría en una pequeña almohada en el suelo de la habitación. 


Durante la noche…. 


-Quien es esta gente. Como han osado entrar en mi casa. No me dejan tranquilo.  Siempre la misma historia. Estoy cansado de ponerme en modo asustar constantemente.

Esta vez me lo tomaré con calma porque hacerlo todo en una noche me deja muerto. Ya lo estoy pero un poco de humor no viene mal para quitarme el cabreo. – El fantasma de Henry seguía con su conversación interior de como conseguiría echar estos nuevos intrusos. Tenía claro que esta vez sería diferente. 


- No tienes frío cariño- Le susurraba Carmen al marido para no despertar al niño. 


- Si - Le contestó Pedro estirando más para él la colcha para taparse.


- Mira si el crio esta temblando, pero si estamos en el mes de julio para hacer estas temperaturas -Se levantó de la cama Carmen buscando alguna manta con que taparse.

  

-Debe tener algún aire acondicionado por algún lado y no nos hemos enterado – también se levantó Pedro en busca de otra manta.-Mañana miraros de donde viene.


PRIMERA SEMANA 


-De verdad no lo entiendo. Llevamos cinco días aquí y no hemos encontrado porqué hace tanto frio por las noches. – Chillando Pedro que no entendía nada de lo que pasaba. 


-Pues es bien sencillo. Yo como fantasma no voy a dejar que durmáis calentitos.- dijo en alto el fantasma que por supuesto los Cansino no escucharon- esta noche es hora de asustar. 


Esa noche y las siguientes el fantasma mientras dormían en sus camas comenzaron los ruidos a altas horas de la madrugada. Voces que les susurraban al oído que se fueran de la casa. Pero no tenía ningún efecto. Se levantaban a curiosear pero los siguientes días durmieron con tapones en los oídos para no ser molestados. Provocando la ira de Henry el fantasma. Cabreado era poco, Henry comprendía que tenía que tomar medidas mas drásticas para hacer que se largasen de su propiedad 


 SEGUNDA SEMANA 


La noche nuevamente llegó. Tobías se comportaba de una manera muy rara. Decía palabras sin sentido alguno. Los ojos ni pestañeaban solo miraban fijamente al vacío.

El crio se desplazo hacia el salón rumbo al piano. Comenzó a tocarlo. Provocando que sus padres se despertaran al ver que no estaba con ellos en la habitación.

El niño había sido poseído. No podía parar de tocar las teclas. Los padres intentaron quitarlo del instrumento pero no lo consiguieron. Hasta que comenzó a gritar “Largaos de mi casa” lo siguiente fue caer literalmente al suelo. La posesión había terminado. 


-¡Tenemos una casa encantada ! ¡Tenemos a un fantasma! – Gritando entusiasmada Carmen


-¡Me han poseído mamá! – lo decía Tobías entusiasmado que comenzó a dar vueltas por toda la casa. El perro le seguía como loco.


Henry por supuesto no entendía nada. Como era posible que no le tuvieran miedo. Cualquiera se hubiera asustado presenciando una posesión tan conseguida.  Tenía que pensar algo que les asustara de verdad. No iba a permitir que esta gente se quedará en su hogar. 


LA SEMANA DE LA MEDIUM 


Después de vivir la semana anterior una posesión fantasmal. Los Cansino decidieron ir más allá. Llamaron a una famosa médium para que pudieran contactar con el espíritu errante de la casa. Le harían preguntas estúpidas con la simple intención de divertirse.

 La médium estuvo varios días intentando hacer contacto con el fantasma, pero él ante las llamadas pasaba de dar señales. Le parecía estúpido las maneras de la mujer de llamarle la atención. Lo único que provocaba que Henry se cabreara aún más. Desencadenando que su ira lo pagara la casa. Comenzó a temblar como si hubiera un terremoto en el interior, los muebles y los objetos comenzaban a volar por todas partes. La casa se había convertido en una ratonera, no había lugar donde estar a salvo. 

Llegó u momento que el temblor paró dando paso a una nueva posesión y esta vez perruna. Dexter poseído comienza a perseguirlos por toda la casa. Se dirigen hacía la puerta de salida pero el fantasma se lo impide. No pueden abrirla y mucho menos romperla. Una fuerza ,los lanzan hacía en suelo del salón. La única opción que tienen es correr y correr hasta acabar encerrados en una habitación de la planta de arriba. El perro no deja de golpear la puerta para poder entrar. El miedo se ha apoderado de ellos y solo ven una posibilidad gritar que se van a marchar que a ganado, al mismo tiempo que saltan por la ventana de la habitación. 

El fantasma lo ha entendido y acaba con la posesión del animal. Abre la puerta principal y el perro se reúne con su familia, una médium que ha decidido dedicarse a leerte el horóscopo, que deja los fantasmas por una larga temporada. Todos huyen calle abajo. 

Henry recuperó su casa, aunque había quedado en un estado horrible. Lo único que se había salvado era su valioso piano. Durante una buena temporada no recibió ningún visitante, mas por la fama de casa encantada. Se convirtió en una propiedad olvidada. 



Luna vuelve a la casa de Henry. Se había convertido en una famosa compositora. Sus recuerdos en ella nunca los había olvidado, y los sentimientos por él nunca había desaparecido. Habían pasado muchos años pero de alguna forma necesitaba volver al lugar donde había compartido tantos momentos. Necesitaba de alguna forma decirle adiós. 

Sin pensarlo decidió comprar la casa. Henry al reconocer a la nueva dueña decidió permanecer en silencio. En ese tiempo arregló la casa y vivió tranquila sin saber que tendría el fantasma  de su amigo a su lado. 

Un día encontró la partitura que estaban trabajando. Aquella gran obra que nunca se pudo acabar. Ella sin dudarlo comenzó a tocarla haciendo que el fantasma no pudiera evitar dejarse ver. Luna no pudo evitar emocionarse y saltarle las lágrimas. No estaba asustada solo le entristecía que no pudiera tocarlo. 

Los siguientes días fueron como si nunca hubiera pasado el tiempo. Trabajaron en la obra y lograron terminarla. Lo único que quedaba que Henry pudiera tocarla, pero no era posible, a no ser que Luna se dejara poseer. Ella accedió provocando que el fantasma cumpliera su tarea pendiente. Abandonó el cuerpo de Luna y se despidió de ella para siempre. Le pidió perdón por todos esos años donde se comportó como un autentico patán.  Ella lloraba pero en el fondo feliz por comprender que ahora Henry podría descansar en paz en el otro lado. 

Escrito por Sandra Barrachina 





Si te gusta mi contenido puedes apoyarme siguiendo:

Mi blog de escritora

Puedes encontrar mis libros en Amazon


Seguirme en mi página de Facebbok 
 


domingo, 11 de julio de 2021

5-LA MIRONA TELEVISIVA BAILE

 


Tienes un día de aquellos que no sabes que hacer . No quieres tener que pensar mucho pero que al menos te entretenga unas cuantas horas, desconectar un poco del mundo real. Decides ver una película llena de baile y ritmo que hace que el cuerpo no deje de tener ganas de moverse sin parar. 

Una opción buena que nunca falla es verte un clásico de aquellos de toda la vida. Una película musical que nunca te decepciona. Desde la escena apertura que te enganche sin saber muy bien porqué. La afortunada es “West Side Story”, una versión moderna de Romeo y Julieta, dos bandas rivales que en lugar de pegarse se marcan unos cuantos bailes. Un amor prohibido que acaba convirtiéndose en un drama a escala con aire de tragedia griega. 

Lo primero que te das cuenta, es la puesta en escena en cada secuencia musical está tratado con gusto, sin dejar de lado los detalles. Unos temas maravillosos de Leonard Bernstein  Stephen Sondheim. Con una escenografía exquisita jugando con los colores y algún que otro croma. La escena misma del primer baile de María donde conoce a Tony que acaba con una transición de la sala de baile a la calle, simple pero muy efectivo. La cámara acompaña a los personajes sin agobiar al espectador con tanto salto de montaje. Dándole ese toque teatral que tanto disfrutamos. Un buen ejemplo es la escena “ America” en la azotea del edificio. Ritmo latino y baile que sin duda es una de las escenas más emblemáticas de la película.  No solo interesa el baile sino también trata el tema de la emigración y la aceptación de ser diferente. En creerse superior lo único que lleva es tener consecuencias devastadoras. Siempre sufre el que menos lo merece. La película es una historia de amor a la música pero al mismo tiempo trata la desconfianza ante los demás, de luchar por una vida que los únicos obstáculos somos nosotros mismos. “Tonight Tonight” yo te canto amor de mi vida porque el mundo se ha detenido para decirnos lo mucho que nos amamos, agradecidos por habernos conocido esta noche. La escena del balcón de Shakespeare con toque de musical de Broadway.  Las estrellas nos miran y no tengo miedo de lo que siento.  Un clásico que no te cansas de visionar una y otra vez. 


In the Heights que tiene un aire a “West Side Story” por el tema latino y las puestas en escenas que puede recordar, aunque la diferencia que la edición poco te deja disfrutar de lo que estás viendo. Segundos y segundos que el ojo humano prácticamente no puede percibir nada.  La película es positiva por todos los poros. Reina la alegría en cada escena. Desde el inicio presentando el barrio y los ciudadanos hasta llegar al famoso apagón con una escena posterior que es una de mis favoritas de toda la película “ Carnaval en el barrio”, no hay que perder la alegría y estar unidos para superar todo. Un mensaje de optimismo que se desprende por toda la película, es casi como un himno. 

Como las palabras “paciencia y fe” que no deja de resonar. Que es un lema persistente en cada uno de los personajes. 

La edición es muy loca pero por lo menos hay que reconocer que esta hecha con pasión. Yo hablo desde el punto de vista de no conocer el musical de broadway del creador de Hamilton, Lin- Manuel Miranda. Es muy disfrutable y pese a tener una duración larga no se hace pesada. Un espectáculo que no defraudará. La dirección podía haber sido mejor pero viendo como disfrutas las canciones ya no piensas. No sacas tus armas de crítica más racional y te dejas llevar por la experiencia en si. Un disfrute para el espectador que le encantan los musicales. 


“Explota Explota” un musical con canciones de Raffaella Carrà con ambientación de los años 70. El guion es simple. Muchacha que sufre en el amor y que tiene un gran sueño que no parará hasta conseguirlo. Encontrará obstáculos, censura y un muchacho que le esconde la verdad. Desilusiones amores a ritmo de canciones de la Carrà, que por lo menos te lo hace disfrutable. No tiene grandes pretensiones y ese caso no te decepciona.  Ves lo que esperas de ella. Si tus expectativas no son muy altas te acabara entreteniendo y la acabaras disfrutando. Se podría decir que es una película simpática con ganas de agradar al espectador. 


Películas que te harán pasar una tarde llena de ritmo. Estilo latino y de La Carrà que conseguirán que tengas una experiencia más placentera. Con ganas de echarte unos bailes por tu salón que no podrás evitar. Si lo tuyo no es el baile siempre puedes marcarte unas versiones karaoke.  Es lo que tiene, si te gustan los musicales, siempre los puedes volver a repetir y repetir. 


Escrito por Sandra Barrachina 


¿Te perdiste alguna entrega? haz clic en el link para leerlas 

https://sandrabarrachina.blogspot.com/search/label/La%20mirona%20televisiva



Puedes apoyarme compartiendo este post. Leer mis historia en mi blog de escritora



Darme una alegría y comprar mis libros en Amazon









domingo, 20 de junio de 2021

4-LA MIRONA TELEVISIVA AMOR Y MÚSICA




La música, en algunos casos sirve para acompañar unas imágenes y darle ese toque que le aporte personalidad. Una intención que cierre musicalmente una historia. 

El piano es un instrumento perfecto para transmitir sensibilidad y darle un toque elegante. Las películas agradecen la aportación del compositor que en algunos casos puede salvar incluso a la película, de aportarle un ritmo que a priori no tiene. 


Las tres películas que voy a hablar, la música tiene tal personalidad que parece que sea un personaje más.  Amadeus, El Piano y En algún lugar del tiempo. 


En Amadeus de Milos Forman, es comprensible que la música sea un peso importante en la película. Es una biografía de uno de los mejores compositores de todos los tiempos.  En la película, las composiciones de Mozard y las puestas en escena de cada obra son dirigidas magistralmente por el director. Al igual que los celos y las traiciones que vamos descubriendo en la trama. Unos celos convertidos en odio. No es fácil ser la sombra de alguien y no sentirte lo suficientemente bueno, siempre eres el inferior, cuando en realidad lo único que eres es diferente. Con lo fácil que hubiese sido aceptarlo, como hubiera cambiado todo. 


Musicalmente es magnífica, el espectador tiene la sensación de presenciar una opera en directo. Vemos una personalidad acorde a su vida caótica, marcada por querer convertir todo lo que compone en algo perfecto y nunca oído. Una vida agotadora.  Una locura que el espectador disfruta. Una de las mejores películas de los 80


Para un compositor la mejor manera de componer una gran obra musical es teclear las nuevas notas en un piano. Es un sonido hermoso, muy intimo. Al igual que la próxima película que voy a hablar. “ EL. Piano” de Jane Campion


Como espectadora en los años 90 devoré la película, fascinada sobretodo con las actuaciones y la composición de Michael Nyman.  El tema de la película se oía por todas partes. Pocas a veces a pasado, que una partitura de película tuviera tanta aceptación por un público no acostumbrado a escuchar bandas sonoras. Hasta el punto que el compositor vino de gira y ofreció unos cuantos conciertos. 


El piano para la protagonista, lo usa como instrumento para expresar lo que siente. Una música rítmica y llena de pasión pero al mismo tiempo extraña.  La escenografía y la fotografía son memorables, a veces no sabes si estás en una película o un cuadro. Cada plano parece mimado por una directora que lo que menos le importa es la historia que cuenta, es un cine de sensaciones donde los actores aportan todo su talento, mientras que una música se encarga de convertir cada escena en una delicia para el oído. 

Argumentalmente si empiezas a analizar la historia no entiendes muchas circunstancias. El personaje de Ada ( Holly Hunter) no está suficientemente desarrollado para entender según que actitudes. ¿Tiene traumas el personaje? No lo sabemos, solo lo intuimos.  Al igual que de nuevo tenemos el tema de los celos, la posesión de alguien y el no aceptar que no siempre eliges al que amas, aunque la manera de enamorarse no es muy normal la verdad.  Todo el envoltorio lo disfrutas por las imágenes que nos plantan y una música sensible y hermosa para el espectador. 

Una canción , Sergei Rachmaninoff - Rhapsody On A Theme of Paganini, un punto de unión entre dos personajes. Una historia de amor irreal, jugando con los viajes en el tiempo. Puede ser un viaje astral de que la mente desea tanto algo que se llega a producir. Acabar en 1912 para conocer a una mujer que no has dejado de pensar en ella, obsesión que poco a poco le irá consumiendo. 

La música es tan importante, que desde que los protagonistas se conocen, te das cuenta que les unirá para siempre. 

La película tiene una trama sencilla pero al mismo tiempo es muy emotiva, para algunos será poco creíble, para otros será una de las historias más románticas que han podido presenciar. El tema de Rachmaninoff, junto a los temas compuestos por John Barry nos hacen un envoltorio lleno de exquisitez. La puesta en escena y la fotografía con aire pictórico la convierten en un producto entrañable. Es una película que ha envejecido bien, quizá no te emocione después de unos cuantos visionados, pero le cojeras cariño. Una banda sonora que te acompañará en esos días que buscas un poco de paz y tranquilidad. 


Películas donde la música es el alma. Nos transmiten sensaciones y nos transportan a lugares inexplorados. Grandes compositores que lo daban todo con tal de ofrecer al mundo nueva música. Una mujer que no tiene la capacidad de hablar, consigue que con su piano nos haga oír lo que siente su corazón herido y resignado con la nueva vida que le ha tocado. Un hombre que mientras escucha un tema inmortal le transporta a la mujer que ha caído enamorado sin ni siquiera conocerla. Amor a la música sin duda y al cine. 


Escrita por Sandra Barrachina 


¿Te perdiste alguna entrega? haz clic en el link para leerlas 

https://sandrabarrachina.blogspot.com/search/label/La%20mirona%20televisiva



Puedes apoyarme compartiendo este post. Leer mis historia en mi blog de escritora
https://sandrabarrachina.blogspot.com


Darme una alegría y comprar mis libros en Amazon
https://lnkd.in/eMKg-SG






domingo, 6 de junio de 2021

3-LA MIRONA TELEVISIVA MADRES











Tres historias muy diferentes. Dos madres que tiene que afrontar grandes responsabilidades, no dejarse hundir por las adversidades y una hija con la perdida de una madre que le marcará para siempre. 

Unas vidas plagadas de retos personales. Mentalmente al límite.

Superman and Lois no es solo una serie del mayor superhéroe de la historia, también nos da la oportunidad de ver la evolución de un personaje como Lois Lane.  Una mujer que desde que aceptó ser la esposa de Superman ha tenido que vivir con la responsabilidad de guardar demasiados secretos. Es un apoyo emocional de Clark Kent pero al mismo tiempo, pese a su fortaleza, también puede derrumbarse. Todo se complica cuando tienen a sus hijos mellizos, ese secreto familiar tiene que ser revelado a unos hijos adolescentes, que además parece que uno de ellos pueda tener poderes. 

Si solo nos quedamos en la superficie no parece una trama interesante,pero lo curioso que los guionistas han sabido desarrollar el personaje de una manera magistral. Una Lois Lane como siempre hemos querido ver, no es perfecta pero es muy humana. Una circunstancia nos hará verla en un estado emocional nunca antes vista. Como madre cree que tiene todo bajo control, pero el dolor y sobretodo el miedo que tiene cualquier madre a que le pase algo a sus hijos, no la deja avanzar. Una frase “ Es tan difícil ser madre” que le comenta a una terapeuta. Sabemos que esas dudas serán momentáneas y que la Lois que conocemos sabrá superar cualquier obstáculo que se le ponga por delante. 

Precisamente ese desarrollo de personaje, bien interpretado por la actriz Bitsie Tulloch, arropado por la interpretación de Tyler Hoechlin con otro Clark Kent para enmarcar. Convierten a Superman and Lois en una de las series revelación de la temporada.  


La película Cruella nos presenta a Stella una joven que desde muy joven tiene un sueño, convertirse en la mejor diseñadora de modas. Una niña con un carácter difícil pero que tiene las ideas muy claras. Una creatividad que se irá desarrollando desde la infancia. 

La historia nos va narrando todas las fases del dolor desde que tienes una perdida. Aceptación, duelo, y el caso de Stella revelación, que no vamos a revelar nada para no romper la magia a aquellos que todavía no la han visto.  El personaje no es tan frio como lo pintan y parece que tenga algo de corazón. Veremos como el personaje ha formado su peculiar familia y con ellos como apoyo conseguirá su objetivo soñado. 

Una estética muy marcada de la película y unas grandes interpretaciones de Emma Stone como de Emma Thompson. Pese a disfrutar y entretenerte la película, se queda a medias. No ha sabido aprovechar un personaje como Cruella, para darle una dimensión aún mayor. Explorar más aún su lado oscuro porque tal como lo muestra parece más una hermana de Harley Queen que de Cruella De Vil.     


Mare of Easttown la llaman la serie del año. ¿Exagerados? Puede ser. Su calidad es palpable desde el primer episodio. Kate Winlet ( Mare) lleva todo el peso de la serie, y que interpretación. Quien dijo que en la televisión no se puede encontrar calidad interpretativa. El desarrollo de esta madre detective es brillante. Un personaje que vive hundida tras el fallecimiento de su hijo, no acaba de superarlo. Además tiene un trabajo muy envolvente que la deja mentalmente agotada. Quizá el investigar le da la oportunidad de seguir adelante y no rendirse. Es una luchadora que tiene que afrontar sus propios miedos. Lleva una gran carga entre sus hombros. Pese a caerse una y otra vez siempre consigue levantarse. 

Es una serie de búsqueda policial, vecinos que no son lo que aparentan. Una sociedad marcada por la crisis en donde tienen que tomar medidas desesperadas. Pese a los dramas también vemos sentido del humor. Relajan el ambiente y el espectador lo agradece. 

Una gran serie, con una madre que hará todo lo necesario para no caer, aunque más de una vez sienta el impulso de rendirse pero no lo hará.  Recomendable y de aquellas que enganchan en cada nuevo capítulo. 

Escrita por Sandra Barrachina 


¿Te perdiste alguna entrega? haz clic en la foto para leerlas 




Puedes apoyarme compartiendo este post. Leer mis historia en mi blog de escritora

Darme una alegría y comprar mis libros en Amazon




domingo, 23 de mayo de 2021

2- LA MIRONA TELEVISIVA PÉRDIDA

 



Nomadland , Sound of Metal, El padre, películas que nos narran vidas donde los personajes se encuentran inmersos en un viaje donde tienen que afrontar grandes cambios. Temas reales que el espectador se emociona al ver como vas superando cada uno de los obstáculos que se van encontrando. 

La protagonista de Nomadland, lo ha perdido todo, decide continuar adelante con coraje. No tiene tiempo de asimilar lo que le ha sucedido, solo toma la decisión drástica de convertirse en una nómada de la carretera. Su furgoneta recorrerá Estados Unidos buscando trabajos en los lugares que visita. Una existencia monótona donde cada día es un gran sacrificio. Interiormente está rota, parece que no quiere empatizar demasiado con la gente que se encuentra por el camino. Prefiere la soledad de la furgoneta, donde se siente segura. Lo ha convertido en su pequeño santuario donde guarda sus recuerdos más íntimos, objetos o fotografías que le hacen recordar a aquellas personas queridas y que ya no están.

La película está narrada con tono de documental con imágenes donde la atmósfera bucólica es la gran protagonista. Escenas donde la protagonista no emite ninguna palabra, y está mirando la belleza del paisaje con un fondo musical marcado por un tema de piano, que se repite cada vez que la mujer decide tomarse un respiro en su viaje. Sentada en una simple silla rodeada de montañas o en un bosque, donde camina tranquilamente. Las otras escenas son las vivencias con el resto de personajes, la mayoría para contarnos sus propias experiencias como nómadas en una buena fogata y días de fraternidad. Amistades que se forjan que le sirven de apoyo emocional. Comparten momentos donde se apoyan los unos a los otros. Un viaje donde aprenderá a vivir con su propio dolor y que su meta será seguir recorriendo la carretera. 

No es una película para animarte. Tiene un ritmo lento y donde tienes la sensación que no te están contando nada. Sabes de antemano que las situaciones que vive Frances Mcdormand son reales. ¿Es ficción o un documental?  te lo preguntas constantemente. A mí personalmente me encanta la actriz, ese fue uno de mis motivamos para ver la película. ¿ Decepcionada? No. Me hubiera gustado que hubieran profundizado más el guion, sorprendernos más. No solo acompañar un personaje y ya está.  Una película correcta en su forma. Bien filmada y interpretada pero poco arriesgada. Sigo pensando que si hubiera sido un documental, la sensación sería muy diferente. Al ser ficción con toques reales pueden dar la sensación de que todo es más maravilloso de lo que parece. Darle un toque más positivo. Al espectador puede disfrutar más con lo que cuentan pero mostrar verdadera vida de los nómadas de la carretera no será lo que importe. Usar un par de gente real soltando unos monólogos llenos de sentimiento, solo lo convierte en interesante. 


 Sound of metal. No esperaba nada de ella y se ha convertido en una de mis películas favoritas que he visto este año. 

Es una historia de superación y que bien escrita. Con un diseño sonido sensacional. Al ser profesional del sonido ese aspecto me dejó sorprendida. Han querido ser diferentes y ver la perspectiva del personaje cuando de forma inesperada pierde la capacidad de oír, causándole que tenga que cambiar de vida por completo. 

Es un viaje donde tendrá que aceptarse tal como es. Tenía una vida aparentemente feliz junto a su chica. Una existencia aparentemente perfecta. Las decisiones que toma serán clave para como afrontar su nueva situación. 

Quedé fascinada con la historia y en cómo termina. Todos los elementos estaban puesto a la vista del espectador. Comprendes los miedos de personaje. El pensar que sin poder escuchar el mundo no puede encontrarse a si mismo.  Aprenderá y se equivocará. Como cualquier ser humano. Conocerá a gente que querrán ayudarle pero deberá decidir si quiere seguir con la idea que tiene en mente o todo lo contrario aceptar la realidad. 

Hacía tiempo que no disfrutaba con una película. El guion es perfecto. Empatizas con el personaje interpretado magistralmente por Riz Ahmed, los secundarios tampoco se quedan cortos. Gran dirección de actores y mejor historia. El tener la oportunidad de escuchar como percibe el nuevo mundo para el personaje, tras perder la capacidad de oír. Sentir sus sensaciones y comprender mejor su situación. Solo puede decir que es una joya de película. Sencilla pero efectiva.  Muy recomendable. 


La última es el padre. En este caso la perdida es la mente. Anthony Hopkins se mete en la piel de un anciano con demencia senil. No es una película fácil de digerir, pero necesaria para comprender a las personas que la padecen. Lo mejor de la película es sin duda los actores y tener la oportunidad de comprender como puede funcionar la mente cuando se comienza a perder la cordura. Tener que depender de alguien porqué tu mente te juega malas pasadas. No saber ni en que día estas, y menos aún acordarte de lo que has hecho días anteriores. Lo duro que es para los familiares asimilar que al padre no volverá a ser el mismo. Llenarse de paciencia y aceptar la realidad. 

La película esta rodada de una manera teatral. Planos muy sencillos donde sobresalen los diálogos y las actuaciones de los actores. Lo que la hace diferente a otras películas, es ver la historia desde el punto de vista del enfermo. Las paranoias que vive y el no saber que le está sucediendo. Sigue pensando que en el fondo no le pasa nada, cuando en realidad está perdido y sin rumbo. 

La actuación de Hopkins es conmovedora. La historia es sencilla pero real. No tiene giros sorprendentes porque no los necesita. Entiendes el final de la película y se te encoge el corazón. Ver como un personaje se va deteriorando su mente hasta llegar a un punto sin retorno.  

Películas con perdidas. La capacidad de escuchar el mundo o aprender a comunicarte de otro modo. Comprender que debes ser valiente y seguir adelante aunque lo hayas perdido todo. Recorrer el mundo para comprender que la vida sigue. Perder la capacidad de recordar y ubicarte en un lugar concreto. Tu cerebro está agotado y tu solo puedes depender de otros, una existencia llena de miedos y sin saber que hacer. 

Películas aparentemente muy diferentes pero con algo en común. Temas muy humanos y reales. 


Escrita por Sandra Barrachina 


Te perdiste la primera parte de La Mirona televisiva Te dijo el link para leerla

https://sandrabarrachina.blogspot.com/2021/04/1-la-mirosa-televisiva-animales.html








miércoles, 5 de mayo de 2021

ENERGIA FANTASMA

Desde niña, Elisa ha tenido mala suerte, era bastante torpe con sus delgadas piernas por qué se caía solo con soplarla. En clase, el profesor no le hacía caso porque siempre prefería preguntar al que tenía en las primeras filas que a ella. En el patio, siempre era el descarte cuando tenían que formar algún grupo para jugar a algo. En parte era porque no tenía suerte ni para golpear una pelota, que no podía evitar chutar al aire. En el cine la mayoría de las veces se quedaba sin ver la película, porque cuando le tocaba comprar su entrada ya no quedaban. Cuando lo conseguía, la película era aburrida y mala.  Acabó yendo a los matinales porque se aseguraba de entrar, aunque la mayoría de las veces era la única espectadora de la sala, estaba oscura y la única luz era la pantalla, le daba miedo. Como no se atrevía a ir el día del estreno, cuando quedaba con el resto de amigos para hablar de la película ya había pasado de moda. 

Cuando iba de tiendas se tiraba horas esperando para entrar en el probador. Da igual a la hora que fuera siempre había gente esperando en la cola. Decidió un día que nunca más esperaría para probarse una ropa. ¿Que hacía?  Coger la prenda y comprarla directamente, si no le iba volvería a la tienda para cambiarla. Lo que no se esperaba que para cambiarla también tenía que hacer cola y más todavía.

El amor, siempre se tenía que conformar con la segunda opción. Cada vez que le gustaba un chico, no había manera de que se fijara en ella. Si pudiera elegir, prefería que fueran más altos que ella , le encantaban los rubios con ojos claros. ¿Qué pasaba? que se enamoraban de ella los bajitos, morenos con los ojos negros. Eran tan atentos con ella que al final por no hacerles un feo salía con ellos. No duraba mucho la relación pero viendo el panorama no veía otra opción. 

En esos tiempos, creía realmente que no tenía suerte. Que le rodeaba las malas energías, no entendía el porqué. Al final, no dudo en acudir a una sesión de una vidente para que le leyera el futuro. Las cartas no fueron claras. Cada cierto tiempo, volvía para hacerle nuevamente la misma pregunta. De momento seguía sin aclararse. Ella creía que la mala suerte seguirá con ella.

Sus padres decidieron divorciarse una mañana. Durante los siguientes meses apenas decía una palabra. La situación le estaba superando. Elisa, decidió dar el salto de independizarse, tener su propio hogar. Buscó un trabajo que le pudiera permitir pagar el alquiler de una vivienda y comenzar de nuevo. Quería que fuera en un barrio tranquilo, que tuviera un gran parque donde poder desconectar y relajarse. Un mercado donde comprar carne, pescado de la mejor calidad. Tener el contacto con la gente. Un barrio que estuviera vivo por sus gentes y que fuera entrañable. Lo encontró, era perfecto pero con un inconveniente, el piso estaba en una condición horrible.¿Puertas? solamente estaba bien la entrada, todas las demás estaban en paradero desconocido.  Las paredes hacía siglos que no se pintaban porqué ese color negro no era normal. Pese a encontrarse en uno de los pisos más horribles no dudo en quedarse. El barrio le había encantado, no podía imaginarse en otro lugar.  Se había acostumbrado a su mala suerte, ahora ese piso se había convertido en una nueva ilusión. Se caía a trozos, pero ya encontraría la manera de arreglarlo.

Lo que no se imaginaba, que al mudarse había provocado que la buena energía hiciera su presencia para quedarse. Trabajaba durante toda la semana pero cuando llegaba el fin de semana lo dedicaba a la casa. 

Su mente estaba metida en convertir esa vivienda que parecía salida de una película de terror en una para una auténtica princesa. Su esfuerzo tuvo su recompensa, y por primera vez parecía que la suerte estaba a su favor.  Cuando estaba dando brochazos en las paredes sentía como una energía que le recorría por todo el cuerpo. Apenas se cansaba, lo mejor de todo, que su hogar estaba quedando tal como se lo había imaginado. Notaba una presencia a su alrededor pero no sabía cómo explicarla. Cuando le pasaba algo bueno pensaba que tenía que ver con algo que ni ella misma comprendía. Era bueno y para ella era suficiente. Se desvelaba todas las noches a la misma hora.  Hasta que un día decidió plantar cara a la presencia. 

-¡Espíritu que está en mi casa muéstrate ante mí!- gritó Elisa con todo el cuerpo temblando.-No quiero hacerte daño. Solo quiero darte las gracias por las cosas buenas que me has dado. Dime algo o dame una señal.-Su estado de nerviosismo fue en aumento, solo quería aclarar lo que estaba pasando. - ¡Cada noche pediré que te muestres, no me cansaré de hacerlo hasta que pueda verte con mis propios ojos! 

 -No sé qué hacer- Se preguntó el fantasma- parece una buena chica, ¿estará preparada? yo creo que no. Me quedaré observando 


Durante un mes, Elisa cumplió su promesa, cada noche pedía que el fantasma apareciera. 

Cuando pensaba que todo se lo había imaginado en su cabeza, el fantasma se mostró ante ella.


-Hola- dijo en fantasma con una voz dulzona.- Aquí me tienes. 

-¡Ahhhhh!- Gritó Elisa que no creía lo que estaban viendo sus ojos. 

-Sabía que pasaría esto, no voy a hacerte daño- dijo varias veces el fantasma con la intención de calmarla. 

-¡Eres un fantasma! - repitió muchas veces hasta que acabó sentada en el suelo. 


Tras el miedo inicial, lo siguiente fue una conversación de lo más entretenida. Estuvieron hablando hasta que llegó el amanecer. Daba la casualidad que el fantasma era un muchacho que físicamente parecía de su edad, aunque llevara más de treinta años muerto. 

Los días siguientes siguieron con la misma rutina. 


-Me parece extraño pensar que cuando moriste yo todavía no había ni nacido- preguntó al fantasma Elisa.-en cambio físicamente parecemos de la misma edad. 

-Los fantasmas no envejecemos - Lo decía acompañado de una sonrisa- Cuando morimos nos quedamos con el aspecto que teníamos entonces. 

-Porqué no has ido al otro lado - Decía Elisa, mientras bebía de una botella 

por qué se le había quedado seca la garganta. 

- La verdad no lo sé. Supongo que cuando tenga ganas de irme podré hacerlo sin problemas. Siempre han pensado que los fantasmas somos todos iguales, capaces de asustar hasta causarte un infarto. En mi caso, cuando he tenido que asustar a alguien ha sido porque no me caían bien o eran muy desagradables- el fantasma hizo pausa y continuó- en tu caso es fácil, me caes bien.

-Antes de conocerte no podía imaginarme que la suerte pudiera estar de mi parte. Desde mi niñez siempre las cosas han sido muy complicadas para mi. Tener un poco de ayuda extra me hubiera venido genial. 

-Si siempre estás pensando que todo te va ir mal acabará pasando. 

-Una pregunta quiero hacerte- Dijo Elisa con la espera de que el fantasma le resolviera una duda que le estaba rondando por la cabeza. - ¿Puedes salir de esta casa, me refiero si estás prisionero o algo parecido?

- Afortunadamente puedo salir, eso si, tengo que hacerlo con la persona que vive en ella. 

-No me digas- sonrió Elisa- entonces vamos a dar una vuelta por el barrio. ¿Desde cuando no sales? 

-Nunca lo he hecho- contestó el fantasma con timidez- No he hablado antes con alguien vivo.

-Me quieres decir- con cara de incrédula Elisa- ¿No has visto la Ciudad desde 1991?  

-Pues, no.- con cara de avergonzado- No sé lo que me voy a encontrar, seguro que el mundo ha cambiado una barbaridad. 

-En 30 años muchísimo. Elisa no pudo evitar reírse- Si quieres podemos salir al exterior y lo ves con tus propios ojos. 

-Hagámoslo, salgamos a ver la ciudad.- dijo con entusiasmo el fantasma. 


Al salir del portal el fantasma se quedó en estado de shock. No podía imaginar que todo lo que le rodeaba había cambiado tanto.  La Barcelona que tenía en su memoria no tenía nada que ver con lo que estaba viendo.  El final de la rambla de Poblenou había dejado atrás las vías del tren. La ciudad industrial ya no existía. El olor a amoniaco había dejado paso al de mar. Era una Barcelona con luz, muy alejada de la gris y oscura que era entonces. 


-Me sorprende ver tu reacción- Dijo Elisa con ganas de contarle cómo había cambiado la ciudad. 

-¿No te importa hablarme por la calle? - preguntó el fantasma con cara de sorprendido- solo tu puedes verme y oírme. 

-No me importa. vamos a sentarnos y te cuento. 

-Yo no puedo sentarme porque floto pero puedo acompañarte.


Elisa se sentó en un banco y comenzó a relatar como si se tratara de un cuento. De como un sueño olímpico hizo que la ciudad hiciera un gran cambio. Por entonces ella era solo una niña pero recuerda como en los siguientes años Barcelona se abrió al mar. Los edificios que rodeaban la antigua estación de Francia fueron convertidos en unos modernos que parecían sacados de un museo de lo raros que eran.  Hoteles y un nuevo barrio que nació de la nada, la Vila olímpica. No le faltaba de nada. 

La conversación seguía mientras iba andando Elisa, alguna gente que pasaba por su lado la miraba con cara rara porque habla al vacío, pero eso le daba lo mismo. 

Se pararon en un parque y vieron cómo unos niños disfrutaban de los columpios.  Al poco rato se dirigieron al mercado municipal donde compraron algo de fruta y verdura. 

Volvieron por las Ramblas de Poblenou hasta llegar a un lugar que el fantasma reconoció al instante. “El Tío Che” le recordaba a su niñez cuando sus padres le llevaban para que se tomara una horchata. Había cambiado todo de una manera inimaginable pero en ese momento se sentía feliz. Elisa no dudó en pedir una horchata y dedicársela a su amigo el Fantasma. 

Los siguientes meses Elisa siguió con la buena energía del fantasma. Consiguió un mejor empleo y el ir de compras ya no se había convertido en un problema. Lo que le encantaba a Elisa eran las charlas en el parque hablando sobre cualquier tema.  Desde el último libro que había leído hasta observar las estrellas y quedarse fascinada.

En ese tiempo se había centrado tanto en la vida con el fantasma que se olvidó del resto del mundo. No tenía amistades ,solo conocidos. No quería socializar con nadie ,con el fantasma tenía bastante .Él la entendía y no necesitaba a nadie más. Cuando eres joven tienes unas prioridades pero cuando vas envejeciendo te das cuenta que tus elecciones tienen que cambiar. El fantasma se dio cuenta del problema. Él siempre sería el eterno joven de 20 años, no podía envejecer. Ella en cambio iría cumpliendo años y no quería que acabara sola. No en el sentido de encontrar pareja sino en algo más profundo.  Si ha sido capaz de abrirse con un ser espiritual, sería capaz de hacerlo con alguien que al menos pudiera tocar y envejecer. 

La mala suerte sería continuar viviendo así. Creer que un fantasma te da buena suerte cuando en realidad te esta quitando lo más valioso, equivocarse y aprender de ello. 

Tomó una decisión. Dejaría el mundo terrenal por ella. Había aprendido a quererla .Por ese motivo debía cruzar hacía el otro lado. No había marcha atrás, debía hacerlo. 


- Elisa, tengo que hablar contigo- lo dijo el fantasma con cara seria- He tomado una decisión. Hoy al acabar el día voy a ir al otro lado. Dejaré de ser fantasma para siempre. 

-Qué me estás diciendo- dijo sorprendida Elisa- ¿Estás bromeando verdad? 

-No estoy bromeando. Debes aprender a no depender tanto de mi. Abrirse con el resto de personas. No encerrarte en este mundo que por mi culpa he creado, que no es real. 

-Qué estás diciendo, no me imagino una vida sin ti.- dijo preocupada, Elisa que no creía lo que estaba escuchando. 

-Tienes 30 años y tienes que relacionarte con alguien real, no con un eterno veinteañero. Debes hacerlo. 

-¿Cómo voy a hacerlo? Si te vas volverá la mala suerte a mi vida. 

-No amiga mía, debes creer más en ti. Si te pasan cosas malas también lo harán las buenas. Es el equilibrio del universo. No tengas miedo de mostrar quien eres. 

-¿No vas a cambiar de opinión? 

-No. yéndome conseguiré que puedas volar libre. Elisa, eres capaz de todo si te lo propones. Confía en mí.

-Te voy a echar de menos- dijo Elisa con ojos llorosos. 

-Lo sé. 


-Hoy, hagamos que sea un día perfecto. Recorremos la ciudad juntos. Nos reiremos y te beberás a mi salud una horchata en el “Tío Che” . Iremos al Tibidabo, veremos lo hermosa que es la ciudad, yo me encargaré de que el cielo esté bien despejado, para luego despedir el día viendo anochecer en el mar. En la playa de la Barceloneta. 


Así lo hicieron. Tuvieron ese día especial. Al acabar el día El fantasma se fue, dejando un gran vacío en el corazón de Elisa. Siempre recordará esos años compartiendo miles de conversaciones. Elisa, hizo caso al fantasma, intentó conectar con la gente. Hizo un grupo de amigos y se olvidó de pensar en la mala energía. No debía tener miedo, solo el justo y normal que tiene todo el mundo. La buena energía de su amigo el fantasma la cambió para siempre, y sin él no hubiera encontrado su verdadero camino, vivir la vida. Tendrá momentos malos pero siempre encontrará la manera de disfrutar al máximo de los buenos. 


Escrito por Sandra Barrachina 





Si te gusta mi contenido puedes apoyarme siguiendo:

Mi blog de escritora

Puedes encontrar mis libros en Amazon


Seguirme en mi página de Facebbok 
 





miércoles, 28 de abril de 2021

¿VIDENTE DÍGAME? SIN TENER IDEA

 










Levantarse por la mañana y mirar si hay alguna oferta de empleo, te llevas las manos a la cabeza porque no encuentras nada que te convenza. Siempre acabas clicando en la oferta que menos te gusta, que da la casualidad esperas que no te llamen, pero lo hacen. Te levantas sin ganas de arreglarte, por qué lo único que te gustaría es tirarte en la cama y no hacer absolutamente nada, que no te molesten que estas meditando. Apareces en la entrevista con una sonrisa encantadora, y sueltas un discurso perfecto que hasta el entrevistador te felicita, consigues el trabajo. 

Al día siguiente el despertador se encarga de recordarte de dejarte sordo a las cinco de la mañana. Te duchas con agua tibia con miedo de quedarte dormido. Sin darte cuenta, el tiempo ha pasado volando y tienes que salir espetado hacia la puerta, dándote cuenta que llevas un calcetín de cada color y unos pelos que espantarían a tu madre. Llegas al trabajo con el casco de moto puesto y bien ajustado en la cabeza. Olvídate de quitártelo, porque amigo mío eres pizzero y motorizado. Irás por la ciudad haciendo felices a los que le han entrado hambre pero no tienen ganas de cocinar. Te dolerá todo el cuerpo y al llegar a casa ni tendrás ganas de ponerte el pijama y menos aún cenar. Eres tan despistado que ni el casco te has quitado para dormir. No entiendes porque te pesa tanto la cabeza y la gravedad se encarga de hacerte caer al suelo y darte cuenta que debes quitártelo si no quieres morir asfixiado .Al hacerlo tu cuello está tieso solo con girarlo, cruje tanto que sólo puedes mirar hacia una dirección. Se acabó eso de mirar hacia la derecha o la izquierda,     del dolor que sientes ,solo conseguirás ver las estrellas y algún que otro planeta.

Durarás tan poco en el nuevo trabajo que al mes de contratarte ya tendrás que plantearte cambiar de aires, y no será mucho mejor porque el siguiente será en una empresa de mensajería. Repartiendo paquetes todo el día. La moto otra vez con ganas de que le de unas vacaciones. Mi casco se ha convertido en una parte más de mi cuerpo. Me he acostumbrado tanto a él, que hasta en la oficina me lo dejo puesto. Atiendo a los clientes que vienen felices a por sus paquetes y acaban con cara de no entender nada y medio traumatizados con la experiencia. 

Han comenzado a llamarme la hormiga atómica. Un personaje de dibujos animados que tenía un casco y unas buenas antenas. Si lo sé no me hubiera apuntado al gimnasio. 
Como todos los trabajos son tan poco duraderos, al final no me renovaron el contrato. Estoy preocupado, porque parece que esta vez me va costar lo suyo conseguir uno nuevo. Por la situación, tuve que vender la moto y el casco que tanto me había acompañado.
 
Un día vi un anuncio de lo más peculiar. “ Videntes para predicciones, dinero y riqueza, tiene experiencia previa con las lecturas del tarot” en un principio pensé que se trataba de una broma, luego estuve pensando que con la labia que tengo sería un trabajo perfecto para mi, si lo único que tengo que hacer es mentir, y decirles lo que quieren escuchar. Hay tantos videos dedicados a leer las cartas que uno se convierte en un experto al poco tiempo. 

La entrevista fue demasiado fácil para mi, fue tan surrealista que todavía me estoy riendo por dentro cada vez que lo pienso. A los pocos días ya estaba atendiendo a los primeros clientes. 
La mayoría que llama es por mal de amores. Están los que piensan que su pareja les engaña. Provocando que salga mi lado peliculero. Les relato una buena historia repleta de conspiraciones y hago que se pongan en modo espía. Enseguida encuentran a esa persona que piensan que les ha traicionado. Días más tarde vuelven a llamar diciendo que se han equivocado. Que le vuelva a tirar las cartas del tarot a ver lo que dicen. Les vuelvo a contar la misma historia pero con toque de telenovela, y vuelven a encontrar una nueva víctima. Vuelven unas cuantas veces más con el mismo resultado, hasta que me cuentan que se han cansado y que se han buscado un amante. La gente está muy aburrida. 

Otros en cambio vienen en busca de encontrar la suerte o que se creen que les han echado un mal de ojo, con decirles que se compren un par de cuarzos blancos y que los mojen en agua con sal cuando haya luna llena, tema solucionado. La luna brillante que lo cura todo. 


Los enamoradizos. Los que en toda la llamada no paran de decir “ me querrá fulanito/a” “ cómo consigo que se fije en mí”, yo les diría… acércate y les sueltas un hola, que no es tan complicado. Como soy vidente les acabo haciendo un discurso muy largo, que les entra hasta sueño, acudo a los arcanos mayores, esas cartas que según cual te salga te pone los pelos de punta. Que si el loco, la muerte, la fortuna. Se quedan tan embobados que dejan de preguntar.


Sin tener idea de nada. Eso de la videncia, ¿ se nace o se hace? Tener una bola de cristal y pretender ver el futuro. Soltar unos cuantos gritos al techo con la intención de coger una energía que provoque un ataque epiléptico instantáneo. Un poco de efectos especiales, humo y efectos sonoros raros acompañados de una gran revelación que descoloca al cliente.

Cuando comencé solo era contestar unas cuantas llamadas, pero después de un mes parece una obra de teatro barata. Videos en directo donde tienes que sacar todo tu arsenal de labia y desparpajo. Te conviertes en un actor que tiene que aprender a improvisar, con tantas personalidades que llega un momento que no sabes ni quien eres. Quemas tanto incienso que acabas desmayado y recitando en arameo. Los clientes ,la mayoría son aquellas personas que creen en los horóscopos y que piensan que alguien les persigue, son tan inseguras que hasta para estornudar tienen que pedir permiso. Los que me dan tristeza son aquellas que se sienten solas y que llaman para sentirse acompañadas. En esos casos siempre les intento animar a que conozcan gente y se relacionen. 

Lo que no olvido es cuando acerté una de las predicciones. Quien iba imaginar que cuando solté a un cliente unos cuantos números al azar resultaron premiados en la lotería. El afortunado disfrutó del dinero mientras que yo no paraba de recibir llamadas para que les dijera el próximo número que iba a tocar. Por supuesto nunca más sucedió.
Tengo tantas llamadas que hasta se me han quitado las ganas de hablar. Era mucho más feliz cuando solo tenía que inventarme cualquier cuento sin sentido. Ponerme en modo dramático y pasarlo bien haciéndolo. Ahora es todo lo contrario solo escuchar y luego soltar algunas frases trascendentales. 
Esto último me hizo plantearme cambiar de trabajo. Estoy cansado de la vida de vidente-tarotista. Creo haber encontrado mi verdadera profesión.

¿En qué profesión solamente tienes que escuchar a tu cliente y ganarse un buen jornal? 
¿Ponerte a filosofar y encontrar el sentido de la vida?¿ De alguna manera animar a esa persona a que se enfrente con sus miedos y que los supere? ¿A leer los sueños e interpretarlos? 
Con la videncia había aprendido a improvisar a sacar mi lado más teatrero, ahora tocaba abandonar este mundo y abrir los brazos a mi nueva profesión. Hacer lo mismo que estaba haciendo hasta ahora pero darle un toque más profesional. Vestiré muchísimo mejor, dejaré de lado las túnicas horteras dando paso a unos trajes que me quedarán de cine. Por fin, tendré una buena iluminación, una lámpara que iluminará en condiciones mi sala, no estará rodeada de tanta vela aromatizada con miedo de provocar un incendio. Lo tuve claro, me voy a hacer psicólogo.

Escrito por Sandra Barrachina 







Si te gusta mi contenido puedes apoyarme siguiendo:

Mi blog de escritora
http://sandrabarrachina.blogspot.com/

Comprando mis libros en Amazon

https://lnkd.in/eMKg-SG

Mi página de Facebbok Cuéntame y Sonrío
https://www.facebook.com/SbarrachinaEscritora