Relatos,críticas y muchas sonrisas. Un trocito de vida.

domingo, 27 de noviembre de 2022

EL MENSAJE


Los móviles, aquellos aparatos que nos ayudan a comunicarnos. En ellos gracias a las aplicaciones podemos enviar mensajes y recibir audios, aunque a veces al escucharlos parezcan monólogos. 

Es curioso que a pesar de tener la opción de realizar llamadas, lo usamos muy poco. Preferimos poner unos cuantos emoticonos que en algunos casos parezcan jeroglíficos. Los dibujos parecen caricaturas de lo que sientes, pero según las expectativas pueden tener un efecto frío, sobre todo cuando te has preocupado de escribir unas líneas intensas y plagadas de sentimiento, recibir una manita con un ok no te entusiasma mucho. 
Esta vez no mencionaremos los dolores de cabeza que pueden dar los mensajes, más bien las casualidades que suceden sin darte cuenta. Errores convertidos en regalos inesperados. 



Me llamo Andrea y mi vida en estos días previos a la navidad son frenéticos. No estoy demasiado animada este año, en parte porque desde hacía unas semanas que estaba soltera, tras tener una ruptura difícil con mi pareja.
Pese apoyarme, mi familia me sentía perdida y sin rumbo. No es la primera vez que me sucede, pero estando cerca la época navideña donde tienes que hacer buena cara, mostrar felicidad o ser el centro de la diana de preguntas inoportunas ¿Qué tal con tu novio? ¿Qué ha pasado?
No me imaginaba que mirar los mensajes de mi wasap y descubrir uno de un total desconocido. El texto es lo de menos, era una pregunta de una dirección que había quedado con una persona.
En un principio no contesté. Pensé que podía ser importante avisarle del error. Así lo hice.

-¿Creo que te has equivocado de número?

-¿No eres Silvia?

- No, soy Andrea.

-Tú número no es 657485948

-El mío acaba en 0.

-Ostras perdona. Gracias por avisarme.

-De nada.


Después de recibir ese último mensaje, supuse que no tendría más noticias. Me equivoqué.


-Andrea. Gracias por lo de antes. Tenía que encontrarme con esa persona por un tema laboral.

-Me alegro de que hayas podido solucionar el problema. No todos los días recibes el mensaje de un desconocido.

-Lo comprendo. Por eso te agradezco el detalle de avisarme. Mi nombre es Luis.


No sé por qué lo hice, pero el impulso de conectar con alguien me entró de repente.


-Aprovechando que nos hemos conocido, aunque sea por mensaje, me gustaría mantener el contacto.


Tardó unos cuantos minutos en contestar.


-Me parece bien. Llevo un mes en Barcelona y no conozco a nadie. He estado más preocupado de encontrar alojamiento y un trabajo. Conversar con alguien no estaría mal.

-Estamos en contacto.

-Hasta pronto Andrea. 


Los siguientes días siguieron conversando. De momento, Andrea no se atrevía a explicar cómo se sentía. La ruptura todavía le afectaba. Hablaban de temas universales. Del tiempo, preguntas personales, ninguna de los dos las hacían. Se deseaban buenos días o noches. Los mensajes eran breves y usaban muchos emoticonos. Cuando no sabían que contestar o porque no tenían tiempo, pues utilizan ese recurso.

Entró la navidad. La ciudad estaba preciosa, iluminaba. Andrea iba mejorando de ánimos. No se encontraba Entusiasmada, pero cada vez que sonaba el móvil y tenía un mensaje de Luis se alegraba.

Daba la casualidad que ambos vivían en la misma ciudad. Todavía no se habían atrevido a proponer de quedar y conocerse en persona. Parecía que los mensajes eran suficientes, es si, cada vez más largos, incluso se atrevían a enviar audios. 

Las fiestas comenzaron y las reuniones familiares fueron como esperaba. Preguntas constantes de su situación sentimental. Algunos de ellos con buenas intenciones, pero otros que te entraban ganas de tirarlos por un puente. Que inoportunos y con mala fe. En lugar de preocuparse de su estado y de animarla, parecía como si se alegraran.



Estamos a punto de acabar el año. Y me siento mejor. Escribirme mensajes con Luis me ha hecho desconectar de toda la tristeza que me invadía. 

Era como un diario donde poder expresarme. En estos últimos días le he explicado el tema de mi ruptura. Sus palabras me han animado. Se comporta como un buen amigo en que puedes confiar. Espero que el año que comienza podamos llegar a conocernos en persona. No quiero una relación sentimental, eso lo tengo claro. Un amigo con quien hablar es lo que necesito ahora mismo. 



Esas palabras las cumplió Andrea. Durante ese año estuvo manteniendo contacto con Luis por vía mensaje. Había ganado su confianza. Quería conocerlo, pero le aterraba al mismo tiempo la idea. Miedo de verse y encontrarse una persona distinta. Por mensajes es muy fácil montarte un personaje y mostrar una facha de lo que no eres en realidad.

Luis se hacía las mismas preguntas. Al igual que ella de momento se conformaba con lo que tenía.
Al pasar los siguientes meses esas dudas fueron creciendo. Cada vez más con las ansias de quedar, pero no se decidían. Verano, otoño hasta llegar a una nueva navidad.
Andrea no pudo aguantar más.

-oye, ¿Qué haces esta navidad?

-Nada especial.

-¿Te parece bien que nos conozcamos?

-Sería hora de vernos en persona después de todo este tiempo.

-Llevamos un año escribiendo, mandando audios y fotos, es hora de conocernos.

-Esta navidad sería una alegría hacerlo.

-Hagámoslo. Quedemos mañana. Sin pensarlo, nos lanzamos.

-Me parece bien.


Así fue quedaron en navidad, se conocieron por fin. Durante las fiestas fueron viéndose varias veces. Ambos creían que debían haberlo hecho antes.

De momento eran buenos amigos. En una película navideña seguro que ya serían pareja, en espera del beso del final.

Las relaciones llevan su tiempo. El miedo a perder lo que tenían, hacía que no se decidieran a correr al siguiente paso.

Llegó ese momento. Se dieron cuenta de que podían ser los mejores amigos y al mismo tiempo tener una relación de pareja. Ambos se complementaban.  La amistad se convirtió en amor. 



Estoy feliz con Luis, he encontrado una persona que me comprende, que me deja ser yo misma. Me anima y me quiere. Me lo demuestra cada día. 

Esta navidad será increíble. Solo agradecer de recibir en su día ese mensaje erróneo que me cambió la vida. 

Feliz Navidad.


SANDRA BARRACHINA 





Si te gusta mi contenido puedes apoyarme siguiendo:

Mi blog de escritora

Puedes encontrar mis libros en Amazon


Seguirme en mi página de Facebbok 
 






LA NAVIDAD PERFECTA




Todos pensamos de una manera u otra en la navidad. En el fondo de nuestro corazón queremos recuperar la ilusión, sentir que somos niños de nuevo. El tiempo te va transformando, haciendo que cuando llegan estas fechas te alegres o que las odies, que tengas ganas de que acaben.

El primero que se nos viene en mente es Papa Noel. Es el que llega repartiendo regalos. Se cuenta que ni era gordo ni era muy alegre que digamos. La imagen que tenemos de él es de un abuelo bonachón que se pega una noche recorriendo el mundo entero repartiendo regalos. 

Qué mejor manera de comenzar una historia sabiendo que nuestro protagonista se llama Nicolás, al igual que el repartidor de regalos navideños. Tiene otra casualidad, nació un 25 de diciembre. Unos padres que no dudaron en bautizarle con ese nombre tan legendario. Suerte que al menos no suena raro. 

Ahora Nicolás este año cumple 25 años y desea que sean unas navidades especiales. Quiere reunir a toda la familia y amigos, incluso con aquellos que ha perdido el contacto por una circunstancia u otra. 

El día elegido fue la noche buena. El gran acontecimiento estaba a punto de empezar. 

Las semanas previas había estado planificando todo al detalle. No dudo en prepararse un guion para no olvidarse nada. El discurso navideño sería entrañable e inolvidable. 

Su corazón estaba feliz. Todo a su alrededor se respiraban sonrisas. No había espacio para el llanto. 

Llegó el día de la celebración. Los invitados acudieron. Comenzaron los momentos de besos y abrazos. La alegría era máxima. Las conversaciones no cesaban. Los brindis y los regalos. Nicolás era el rey de la fiesta, como él había deseado. Su corazón palpitaba. Los invitados con ganas de seguir pasándolo bien. 

Era el momento de terminar. Lo vivido aquella noche fue inolvidable.
La experiencia fue corta. Con ganas de que no tuviera un final. Sentir tristeza al saber que la fiesta había terminado.

Nicolás sonriendo sin parar. Rodeado de su gente. No sintiéndose solo. Arropado y querido. Parecer sacado de una película navideña toda esta estampa. 

Fue una navidad perfecta, solo que la visión puede cambiar dependiendo de la perspectiva. 

La realidad fue muy diferente. 

La verdad es que Nicolás no le acompañó nadie esa noche. Desde hacía años que estas fechas tan entrañables le ponían triste. Por aquellos que no estaban. No le entraban ganas de nada. 

Un día entró en una tienda que lo cambió todo. Le enseñaron un folleto que le hablaba del Metaverso, un universo post realidad. Fusiona lo real con lo digital. Lo único que tenía que hacer era ponerse unas gafas e introducirse en ese mundo virtual. 

Una de las opciones se llamaba “ La navidad perfecta” 

En esta experiencia podías tener la navidad soñada. Nicolás pensó, no pierdo nada. Con los pocos ahorros que le quedaban compro el paquete completo. 

Planificó al detalle. Podía introducir todos los elementos que deseaba. Además, que estuvieran presentes aquellos que no estaban en su vida, incluso lo terrenal. Personas que echaba de menos que habían fallecido. 

Noche buena, llego y no dudo en ponerse las gafas y dejarse llevar. Primero estaba un poco desorientado, pero con el tiempo fue cogiendo el ritmo del Metaverso. Era feliz en la ficción. Le entristecía acabar. Tenía que regresar al mundo real. 

Pasaron los días y la realidad no la aceptaba. Cada noche no dudaba en volver al Metaverso y revivir de nuevo esa navidad. Se acabó convirtiendo en un zombi, enganchado a ese mundo virtual. 


La realidad no tenía importancia. Dejó de luchar y relacionarse con las personas de su alrededor, las reales. Vendió su alma. Atrapó su mente para siempre en una felicidad ficticia. El Metaverso había ganado.


SANDRA BARRACHINA 





Si te gusta mi contenido puedes apoyarme siguiendo:

Mi blog de escritora

Puedes encontrar mis libros en Amazon


Seguirme en mi página de Facebbok 
 













sábado, 22 de octubre de 2022

CRÍTICA LOS RENGLONES TORCIDOS DE DIOS

 











Desde hacía tiempo que no disfrutaba tanto viendo una película. Es de aquellas historias que no se puede revelar nada. Mentalmente es una experiencia única. Te hace estar alerta en cada instante y permaneces enganchado a la pantalla. 

A mí me ha fascinado las referencias que he ido encontrando. Visualmente me transportaba a otras películas. Era un momento mágico poder contemplar unas secuencias tan bien montadas. Una fotografía y escenografía maravillosa. Unos actores en estado de gracia que te ofrecen personajes memorables. Los que esperen ver una película convencional se decepcionaran. Los espectadores que quieran estímulos y ganas de ser retado les encantará. 

Los que disfrutan de obras como de David Lynch, ese aire perturbador que siempre ofrecía. Jugando con la mente del espectador. La dualidad y la razón. Sin saber que es realidad y que es locura. Nombrar en el filme “El hombre elefante” no es una casualidad. 

El aire Hitchcock que se transmite, esa simbología del maestro inglés, ver una especie de Eva Marie Saint o Kim Novak. Películas como “Con la muerte en los Talones” y “ Vértigo” que juegan con los personajes. Sobre todo en vértigo donde James Steward es engañado y preso de su obsesión por una mujer rubia. Como en los reglones que tan bien interpreta Bárbara Lennie, que sabe darle los matices necesarios para crearte esas dudas razonables, ¿La crees o no?

 Y sin olvidarnos de “ Repulsión” de Polanski que hay una escena que me la recordó muchísimo. Una película ,que también tiene como centro de la historia una mujer inestable su entorno se transforma creando grietas en paredes o que siente acosada que no la dejen vivir en paz

Muchos dirán que es una especie “Alguien voló sobre el nido del Cuco” a mí me recordaba más a Tod Browning y su parada de los monstruos. Lo mejor de todo que pese al aire de cine clásico que se respira en la dirección de Oriol Paulo ofrece su propio estilo. Lo que mejor funciona son los giros de guion. Bien medidos y en su sitio. Todo tiene sentido en la película, y su ritmo. Un montaje de aquellos que disfruto muchísimo.

Quizá no sea una obra maestra pero cerca está. Es un tipo de cine que echaba de menos. Todo tan bien cuidado. Sales del cine emocionado y con ganas de volver a verla para seguir descubriendo detalles que se te han podido escapar.

 Algo que experimenté en su día con Memento de Nolan. Que también da la casualidad que el personaje principal tiene que aceptar su propia verdad. 

Filmes como los mencionados en la crítica. Rompecabezas llenos de montañas rusas, de emociones. La salud mental en una palabra. La mente es muy poderosa. Los miedos convertidos en obsesiones. Poder transformar la realidad y montarnos nuestra propia película. 

Gracias a Oriol Paulo por la experiencia cinematográfica tan enriquecedora para el espectador. Sin duda una de las mejoras películas del año.

SANDRA BARRACHINA 





Si te gusta mi contenido puedes apoyarme siguiendo:

Mi blog de escritora

Puedes encontrar mis libros en Amazon


Seguirme en mi página de Facebbok 
 

miércoles, 21 de septiembre de 2022

EL CARRITO ESPACIAL



Tener un hijo es una decisión muy seria. Te da grandes alegrías pero también muchas responsabilidades. La vida cambia tanto que sin darte cuenta puedes estar en lo más alto y más adelante perderlo absolutamente todo. 

Cuando nació fue el día más feliz de mi vida. Verle con esos piecitos tan pequeños y esos ojos tan brillantes con ganas de explorar el mundo entero.  Un niño que mientras va creciendo su imaginación no tiene límites. Soñar despierto es una de sus aficiones favoritas y para mí representa hacer todo lo posible para que no deje de sonreír.

Que quiere un cohete espacial pues yo ingeniármelas y dárselo, aunque la solución me ocasione más de un dolor de espalda. Recorrer la ciudad con un niño metido en mi carrito de la compra no es muy habitual de verdad, pero darte cuenta que le hace feliz, vale la pena el esfuerzo. 

-Mi papá, es el mejor papa del mundo. Hoy he probado mi cohete espacial y no he dejado de pasármelo pipa.  Corriendo rápido para llegar a coger un trocito de nube. 

¿Sabes que dicen? que esas nubes son tan dulces que están más ricas que una tableta de chocolate. 

Contarle historias sobre las nubes mientras te acuerdas de que estás a punto de subir un buen puñado de escaleras, que parecen que no tengan fin. Mi espalda no se sí aguantará más… ir con un carrito de la compra lleno con un niño es mejor que ir al gimnasio. 

-Mi papá me ha llevado a un sitio super chulo, repleto de cosas brillantes y grandes. Saludo a todo el mundo porque soy muy simpático y me encanta que me sonrían. Gente se me acerca y me hace carantoñas. Eso si, eso de estrujarme los mofletes no me hace ninguna gracia. 

Llevar a mi pequeño astronauta metido en su carrito espacial saludando a todo ser viviente que se nos cruza, mientras voy comprando comida y metiéndola en el carro junto al niño. Haciéndole creer que son provisiones para su viaje espacial. Ahora acercarme al estante del aceite de oliva y decirle que vamos a llenar de combustible. Que gracias al aceite podrá surcar miles de cielos para llevar al planeta Golosina. 
Explicarle que las naranjas son soles pequeñitos que se han convertido en zumo para darnos toda la energía que necesitamos. A él parece encantarle la historia porque no deja de tener esa cara de entusiasmo y con ganas de seguir escuchando más. 


-Papá me compra naranjas aunque no entiendo porque no puedo agarrar la que surca los cielos. Solo con mirarla se me cierran los ojillos. Si el Sol es una naranja , ¿la que sale por la noche que será?

Veo que la idea del carro no es solo mía. Otros padres como yo, han decidido convertirlo en cohete espacial. Los niños se saludan entusiasmados. Yo me pregunto que estarán tramando en sus cabecitas. Comienzan a comunicarse moviendo los bracitos y pronunciando palabras en lenguaje que solo comprenden ellos. 

-¡Hola! Habéis visto mi nueva nave espacial. Es más bonita que la vuestra.

-Anda ya, la mía es mucho mas chula que la tuya, tiene un bolsillo para poner mis tesoros espaciales. 

- Pero no tiene las ruedas como las mías. Esta noche pasearé por la luna y vosotros no. 

-Pues, yo iré al planeta Golosina y voy a comer todos las chuches que quiera. 

-Llévame contigo que quiero comer muchas chuches. 

-Anda llévame a mi también. 

-Lo bien que lo vamos a pasar. 

-¿Qué hacemos con los papis? 

-Aprovechamos cuando estén dormidos. No se darán cuenta. 


 Llegar al parque y abandonar por un rato la nave carrito para reunirse con sus amiguitos. Subirle al columpio y hacerle volar por un rato. Cuando más empujo, la sonrisa es más grande. 

-¡Papá más alto, más alto. Quiero tocar las nubes! 


Volver a casa con la compra hecha. Niño entretenido y por fin tener la oportunidad de descansar un rato. Mis huesos ya no son lo que eran. Me voy haciendo mayor. Tiene tanta energía mi niño que me deja sin energía al acabar el día. 

-Mañana iremos al planeta Golosina.  A comer chuches sin parar hasta reventar. 


“ Las aventuras en el planeta Golosina “ 

Abrir los ojos y darte cuenta que has llegado a un planeta precioso. Estar rodeados de objetos con colores multicolor, rosas , morados , verdes… una maravilla para quien lo esta observando. Que cuando te acercas un poco al objeto en forma de flor te das cuenta que es una gominola.  ¿ Que te apetece hacer? Darle un buen bocado y saborearlo. 

Nuestros aventureros amigos son: 

Pedrín, un niño de lo más inquieto. Le encanta correr y correr. Seguro que de mayor se apunta a una maratón. 

Marquitos,el niño que le encanta todo lo que ve.  Si encuentra una piedra en el camino pues la guarda en el bolsillo como si fuera un tesoro. Seguro que de mayor se hace arqueólogo. 

Luisa, le encanta los libros aunque ahora mismo no sepa ni leer. Cuantos más dibujos tenga mucho mejor. 


CONTINUARÁ….. 

Escrito por Sandra Barrachina 





Si te gusta mi contenido puedes apoyarme siguiendo:

Mi blog de escritora

Puedes encontrar mis libros en Amazon


Seguirme en mi página de Facebbok 
 


miércoles, 20 de abril de 2022

Barciff Barcelona Indie Film Festival Review 16/04/2022



El pasado 16 de abril tuve la oportunidad de asistir a un pase de cortometrajes en la sala Niu de Barcelona, organizado por el Barcelona Indie festival. 
https://www.madriff.org/barciff/

Tienen un grupo en Meetup https://www.meetup.com/es-ES/BARCIFF/donde organizan proyecciones cada mes con lo mejor del mundo del cortometraje independiente. Te da la oportunidad de hablar con directores, equipo técnico y actores. Un ambiente muy acogedor.  Yo por lo menos voy a repetir. 

Pero esta vez voy a comentar que me parecieron los cortometrajes de esta edición. Comencemos.

Cat and Moth de India Barnardo 

Este pequeño gato que descansa tranquilamente en su sofá no se puede imaginar la gran aventura que va a protagonizar. Una animación llena de calidad donde sobresale la gran imaginación que derrochan los animadores.  Te quedas fascinado por las imágenes. En mi caso era fácil que me gustara al ser fan de la animación tradicional que demuestra que aún se pueden hacer historias extraordinarias. Me viene a la mente una cantidad de obras del Studio Ghibli que estos días hemos tenido la gran noticia de que  Hayao Miyazaki vuelve a dirigir una nueva película. Sin duda este estudio a servido de inspiración a muchos cineastas y este caso no va ser una excepción. Viendo este gato tan encantador me voy a hacer una sesión de películas gatunas. “ Haru en el reino de los gatos”  me espera. 

Matálos no vuelvas sola de Enric Novials

¿Quién dice que los Westerns no puedan ser innovadores? En este caso este cortometraje lo consigue de pleno. Tratar temas actuales y trasladarlos a un western donde se empapa a Sergio Leone, el padre del Spaghetty Western y al mismo tiempo darle su propia personalidad, tiene mucho mérito.

Lo primero que disfrutas son las localizaciones seguido de las interpretaciones que están a la altura de la gran dirección. Una dirección pausada, se toma su tiempo para expresar lo que sienten los personajes. Enseguida , entras en la historia y cuando escuchas unos acordes musicales te transporta directamente a todas aquellas maravillosas películas . Quizá la música recuerde a Ennio Morricone pero la manera de rodar es de John Ford. Donde el desarrollo de los personajes es lo importante., no duda el autor de rendirle unos cuantos homenajes. 

La historia recuerda a ese jinete pálido que no se sabe de donde viene pero que viene a socorrer a una mujer que han secuestrado a su hija. Una heroína llamada Diana, igual que la diosa hermana gemela del Dios Apolo. Protectora y que tiene como fin ayudar a quien lo necesite.  Una delicia para espectador Que cuando termina deseas volver a ver. 


Al nadal toca fusta de Max Callera Vermet

Uno de mis favoritos de la noche y con el que me reí de lo lindo en esta historia tan terrorífica del Tió.  Una historia que recuerda a las películas de los años 70. Ese cine de terror gamberro que nos dio obras como “ Estoy vivo” de Larry Cohen. O más adelante Sam Raimi con su “Terroríficamente Muerto”. Un terror de aquel salvaje pero altamente divertido. Aquí no tenemos un bebe deforme y monstruoso aquí lo hace un trozo de tronco que quiere ser el rey de la navidad. Quien no este de acuerdo no dudará el cobrar vida y dar unos cuantos bocados sangrientos. La historia es tan surrealista que te encanta.  Visceral y divertido a la vez. 

Selo de Alessandro Corrêa 
Where do you go  de Luke Borsten 

Estos dos cortometrajes tiene algo en común.  Lo importante no es la historia que cuentan sino como lo cuentan. 
El primero usando la rotoscopia. Para los que no saben lo que es, consiste en pintar fotograma  a fotograma los personajes. Una técnica que tiene más de 100 años, pero que ahora con la era digital es mucha más accesible, gracias a programas como After Effects o Photoshop entre otros. Si queréis saber un poco más sobre el tema dejo un video que lo explica muy bien lo que consiste esta técnica



Para el espectador disfruta de lo visualmente creado si además lo adornas con una buena música el resultado es muy mágico. 

El segundo corto. La historia no importa porque ni la entiendes. Me hace gracia que usen a una planta carnívora que me recuerda a “ La pequeña tienda de los Horrores” el remake que hicieron en los 80 del film de Roger Corman. Tiene su gracia pero no deja de ser un video musical continuo. 

Azrael de Ewa Habras 
Tystnad I Taxin de Alexander Larsson 

Dos cortometrajes que tocan el mismo tema, la muerte. El viaje hacia el otro lado. 
El de Larsson puede recordar al estilo de Bergman o films como “El cielo sobre Berlín”  de Win Wenders. Un cine lleno de poemas en forma de imágenes. No existen los diálogos solo las emociones de un ser que aparentemente tiene que ser imparcial a la hora de acompañar a las almas al lugar que les corresponden. 

Azrael no me entusiasmo. Secuencias muy largas con un plano fijo con un personaje desconsolado. El que menos me gusto de todos. Esta especie de angel atormentado que no me creo para nada. Guion poco desarrollado y poco original a la hora de rodar. 


Otra noche de Albert Murrillo

Historia poco original. Mezclas realidad y fantasía. No sabes muy bien lo que estás viendo. Un homenaje al cine de terror de los 70 en plan John Carpenter pero al mismo tiempo quieres hacer una crítica a los peligros de la noche. No me acaba de encajar. Los seres con ojos brillantes me recuerdan al fantasma que apareció en la serie “ La maldición de Blay menor” pero aquí multiplicado por unos cuantos más. 
No es mala idea pero no acaba de funcionar. Si hubieran desarrollado más los personajes o centrarse en una de las chicas, conocer más su historia, sus miedos. 
Darle un tono más realista. La fantasía te distrae de lo importante. Solo en la parte final parece que funciona mejor, cuando abandona el bosque.  

Un corazón erotizado de Zara Huband. 

No el menos importante. Es el documental del pase de cortometrajes. Se centra en una mujer que vive la vida de una manera muy apasionada. Vemos su día a día. 
Son de esas personas que te encantaría conocer y pegarte una buena charla con ella. 
Rodada de manera realista sin muchos medios, pero tampoco lo necesita porqué el personaje es lo bastante interesante para darle una oportunidad. Es una persona real. 
Y tras el visionado no dudas en querer saber un poco más de ella. Además se marca un tema musical que te conmueve entrelazado con un acertado montaje. 

Hasta aquí mi opinión. Me ha gustado la experiencia y sin duda repetiré. Marcarme una fecha en mi calendario para disfrutar de buenas historias en forma de cortomentrajes internacionales y nacionales.  

Escrito por Sandra Barrachina 





Si te gusta mi contenido puedes apoyarme siguiendo:

Mi blog de escritora

Puedes encontrar mis libros en Amazon


Seguirme en mi página de Facebbok 
 






miércoles, 16 de marzo de 2022

6- LA MIRONA TELEVISIVA NOS VAMOS AL OESTE

 


El cine que maravilloso arte. Cuantos géneros cinematográficos tenemos. Todos de alguna manera son increíbles y tienen una personalidad propia. En esta ocasión me he decantado por hablar del Oeste. 

Desde bien joven disfrutaba de obras de John Ford; “ Centauros del desierto” “ El hombre que mató a Liverty Valance” o de Howard Hawks, “ el dorado” y las películas de Ríos: “ lobo, sangre o Bravo”.
En ellas veías actores como John Wayne, James Steward , Gary cooper o Gregory Peck, quien no recuerda “ Duelo al sol” de Kin Vidor. 

Esas películas eran norteamericanas con una gran superproducción detrás. Verlas era un espectáculo. Las secuencias de caballos al galope persiguiendo al malhechor de turno. 
Seguramente había robado un banco o secuestrado a una damisela para luego reclamar un rescate. Siempre aparecía un héroe, un vaquero con un turbio pasado que tiene que 
redimirse y encontrar su lugar en el mundo. 

Las grandes actrices también han aparecido en el género. Talentosas como Joan Crawford en la genial “Johnny Guitar” de Nicholas Ray, Barbara Stanwych en “Cuarenta pistolas” de Samuel Fuller o la ya menciona “Duelo al sol” con Jennifer Jones entre otras. 

Como espectadora no voy a negar que sobretodo visionaba cine americano.  Quizá veía un Sergio Leone con el Spaghetti Western porque a mi padre le encantaba cada vez que las programaban por televisión. Con un protagonista Clint Eastwood, que posteriormente dirigió unas cuantas maravillas como “ El jinete pálido” o “ Sin perdón”

Los spaghettis, tenían un sello inconfundible ,Ennio Morricone. 
Siempre me he sentido fascinada por la música de cine y Morricone se acabó convirtiendo en uno de mis compositores favoritos. No solo con ese silbido tan característico que sonaba en la película sino también en partituras como “La misión” o “cinema Paradiso” o “ Erase un vez America”.
Sin olvidarme de la canción que no paraba de cantar de la película “ La muerte tenía un precio” cantada por Joan Baez “ here to you” 

Recordaba las películas más por la banda sonora que por lo que realmente contaba la película. Nunca es tarde para redescubrir nuevas obras. o aquellas que viste que has borrado totalmente de tu mente. Darles una nueva oportunidad.
Hablaré de tres películas : 
Los justicieros del Oeste, Una cuerda , un cold y Billy dos sombreros.

Los justicieros del Oeste
 
Película dirigida por Kirk Douglas del año 1975 interpretada por él mismo y Bruce Dern.

Tiene un gran comienzo. Ritmo de duelos por todos lados. Disparos y un punto de atención, un personaje que aprovecha cualquier momento para ganar votantes. Los focos se centran en él.
No encontraremos un desarrollo de personajes. A veces incluso el montaje es tosco y poco afortunado. Aunque el final del film es inesperado no consigue levantar el vuelo.
Tampoco ayuda que el supuesto bandido y ladrón vaya vestido con una chaqueta que parece sacada de un mercadillo barato. No te lo puedes tomar en serio. 
Douglas en la dirección no domina pero en la actuación lo borda. Un personaje hecho a medida para él. Lucimiento asegurado, una pena que no hayan profundizado más en el resto de personajes que se quedan desinflados o no aportan nada a la historia. La banda sonora de Maurice Jarre tampoco ayuda incluso, llega a molestar. Sorprendente viniendo del compositor de “ Doctor Zhivago “ o “Laurence de Arabia”.
Película irregular pero al menos entretenida. No queda claro el mensaje que quieren transmitir, puedes intuir que pueda ser una crítica al poder y a la política. 
Que los malos de la película hasta quieren que te caigan bien. A menos eso si es entretenida. 

Una cuerda, un cold

Dirigida por Robert Hossein 1969 que al igual que la anterior el director también le queda tiempo para interpretar. 

La película es muy diferente a “ Los justicieros del oeste” se nota la escuela francesa de mimar los planos. Influencia de la Novelle Vague, no lo sabemos. El cine de autor Frances. Desde la ambientación y los planos bellamente entrelazos. 

Rodada en Almería hace unos cuantos homenajes al director Sergio leone. No solo por la estética sino por la música que en ocasiones recuerda a Morricone. Un solo de guitarra, para que más , lo minimalista siempre funciona y para este tipo de historias mas.
Que mejor manera de comenzar que dejar una pobre mujer viuda y sin marido. Busca vengarse acudiendo a un pistolero que por lo que intuimos tuvieron una relación que para ambos quedaron muy marcados. En un principio no quiere
 ayudarla pero al final por las circunstancias no tiene más remedio que involucrarse. 

El guion y el desarrollo de personajes es lo que mejor funciona. Michelle Mercier ofrece una gran actuación. Una mirada fría y con una voz llena de fuerza. Lo secunda Hossein un personaje que no expresa nada pero que con el revolver en la mano es capaz de todo. 
Un pistolero rápido y calculador. Lo suyo no son las palabras sino la acción.

Con Mercier existe una química que funciona muy bien en la película. Una pena que el guion llega un momento que no sabe por donde seguir pero consigue un desenlace inesperado y que para nada esperas. Parece un final que recuerda a una tragedia griega. 

No es una película fácil de digerir. Es fría en muchos aspectos pero al mismo tiempo consigue atraparte de inmediato. 
Las escenas de los duelos son sencillas pero muy efectivas. No tienen la espectacularidad de los Westerns americanos pero están tan bien sincronizados los planos que te llega a sorprender. Juega con los silencios y crear la atmosfera perfecta de lo que nos están narrando. El sonido de los disparos tan bien usados, creando un efecto de violencia sonora que disfruté.
Un descubrimiento de película que me sorprendió gratamente. La manera de mover la cámara siguiendo a los personajes. Los planos bien encuadrados y sacándole todo el partido. Una música que a veces es repetitiva pero efectiva.  Una película notable que tiene sus fallos pero muy disfrutable.


Billy dos botas 
Dirigida por Ted Kotcheff y producida por Norman Jewison. Conocido por ser el directo de “ Hechizo de luna”, “ Jesucristo superStar” o “ El violinista en el tejado” 

Interpretada por Gregory Peck y por el hijo de Lucille Ball y Desi Arnaz, Desi Arnaz jr. 
Conocidos por la primera Sitcom de la historia “ I love Lucy” , me hizo gracia. 

La película se nota que tenía poco presupuesto. No tiene escenas espectaculares de grandes tiroteos, excepto la escena de un disparo de un rifle, que madremía que puntería tenía el hombre, espectacular. 
Cuando no tienes presupuesto pues que haces, pues llenarte de diálogos. Aprovecha el talento de Peck, que esta vez nos toca en verle en un personaje opuesto a lo que estamos acostumbrados a verle interpretar. Un ladrón que se alía con un mestizo y que están huidos de la ley. Un cheriff y su ayudante que no descansaran hasta verle caer. Parece más asunto personal mas que otra cosa. El guion se encarga de ubicarnos en dos escenarios distintos. Uno el sheriff y otro el mestizo con el ladrón. Llega un momento que se entrelazan con el ataque de unos apaches que quieren sangre. El personaje de Peck llega a desaparecer para dar más importancia a Billy dos botas, que ya de paso entabla amistad con una joven que lo único que quiere es huir con él y abandonar su vida actual.  
La estética sigue lo marcado por cuando se rodó, los 70. Nuevamente el uso de los solos de guitarra muy característicos de la época. 
Para el presupuesto que tuvieron el resultado es más que aceptable. Disfrutable para el espectador. Una manera de rodar que marcó una época. 
Las historias eran diferentes y en algunas ocasiones eran productos más arriesgados que hay que darle el valor que se merece. El espectador no era el gran público pero era muy fiel. Algo parecido a lo que sucedió con la productora Hammer y el terror, a priori eran película de serie B pero con los años muchas de ella se convirtieron de culto, algo parecido a lo que ha sucedido con el Spaghetti Western, con el gran embajador Sergio Leone. Te pueden gustar o no pero su influencia en lo que vino después es palpable. No solo visualmente a la hora de rodar los planos y esos zooms a cámara del rostro del que está apunto de disparar sino también musicalmente nos marcó para siempre. 


Escrito por Sandra Barrachina 


¿Te perdiste alguna entrega? haz clic en el link para leerlas 

https://sandrabarrachina.blogspot.com/search/label/La%20mirona%20televisiva



Puedes apoyarme compartiendo este post. Leer mis historia en mi blog de escritora



Darme una alegría y comprar mis libros en Amazon







domingo, 5 de septiembre de 2021

EL PIANISTA FANTASMA

Cómo en un solo minuto puedes ver lo que ha sido tú vida. Recordando todos aquellos momentos memorables que merecen ser recordados. El último latido, que el corazón te recordará que la muerte solo es el comienzo. Una partitura inacabada que merece ser terminada. 

Henry Shuster nació en Dublín. Sus padres vivían en el barrio Sureste de la ciudad, en la calle Dawson Street muy cerca de Green Parc. Desde bien joven, le apasionaba la música. Su primer juguete, fue una mesa de madera donde su padre le había tallado unas teclas de piano. No sonaba, pero en su cabeza cada vez que su padre escuchaba uno de sus vinilos de música clásica, se imaginaba interpretando la obra, con tanta pasión que provocaba que su padre se quedará realmente sorprendido. Creció y ese piano de madera se convirtió en uno de verdad. Admiraba a compositores como Sergei Rachmaninov, Franz Liszt, considerado el pianista con la mejor técnica que ha existido en la historia de la humanidad. Se decía “ El piano no puede estar en manos de espíritus débiles, requiere una personalidad que lo mire por dentro y comprenda toda la magia que puede aportar.

Henry disfrutaba conociendo la historia de sus compositores favoritos y aún más tocar una de sus obras con su piano. La Sotana o los nocturnos de Beethoven, cualquier balada de Chopin, “El clave bien temperado de Bach, el preludio nº1 en Do mayor”, esos dedos tocando una melodía tan maravillosa. Esa escala de notas in crechendo. ¡Que delicadeza de música! El joven pianista no dejaba de tocar a todas horas. Iba perfeccionando su arte de una manera magistral. Cuando se cansaba de esa melodía se pasaba a Rachmaninoff y su rapsodia Theme of Paganini. Sensibilidad convertida en música. Siempre decía que esa composición lo debía haber compuesto un ángel. 

Mientras estudiaba en el Trinity College, no dejaba de pensar en nuevos temas. Deseaba componer sus propias partituras. Darles su propia personalidad. Caminaba por Grafton Street y solo le entraban ganas de acompañar a los músicos callejeros que se encontraba. Los miraba con una gran admiración. Un día hasta se atrevió a preguntar a uno de ellos si podía usar su piano. No dudo en entonar un tema de Chopin, provocando en el publico una gran ovación final. El artista le animaba a que volviera más días, que entonara más canciones clásicas, pero él les contestaba -La próxima vez tocaré una melodía propia, lo prometo- Ocasionando la alegría del artista viendo que un muchacho tan joven pudiera tener tanta pasión por la música y tantas ganas de crear. – ¡Mucha suerte, muchacho! ¡vuelve pronto!- le gritó el artista mientras se alejaba. 

Vivía en Dublín una ciudad pequeña. Puedes recorrerla a pie en un solo día. Un rio, el Liffey, que atraviesa la capital de Oeste a Este. 125 km hasta que desemboca en la bahía de Dublín en el mar de Irlanda. Puentes que lo hacen accesible a sus habitantes. Que se llena de alegría para la celebración de San Patricio. Henry adoraba pasear por sus calles observando tranquilamente por lo caminos antiguos repletos de piedras, que seguramente en la antigüedad recorrieron carros y animales. Ahora estaba repletos de tiendas y cafeterías. Lo que de verdad disfrutaba era llevar un libro de partituras y pasar la tarde en St Stephen’s Green Parc, saludar la estatua de James Joyces o Oscar Wilder, y plantarse en el césped toda la tarde hasta que el tiempo acompañaba o el sol decidiera esconderse y llegar la noche. Le encantaba la soledad, no le gustaba estar con gente, realmente le agobiaba. Había creado un mundo propio y no deseaba compartirlo. Tenía un sueño en su mente, quería convertirse en el mejor compositor de su tiempo, no pararía hasta conseguirlo.    

Acabó sus estudios en el conservatorio y su maestría con el piano le llevaron a trabajar en una pequeña orquesta. Hacían recitales de música de grandes compositores pero le daban un aire más contemporáneo. Henry se encargaba el mismo de hacer lo arreglos pertinentes a cada una de las notas del pentagrama. Por las tardes, componía su propia música que guardaba a buen recaudo. Todavía no se había atrevido a tocarla con público, creía que no era lo suficientemente buena para ser escuchada. No dejaba de hacer cambios y por su cara no estaba satisfecho. En su soledad, como compositor no soportaba que lo interrumpieran en sus momentos de creación. No se le recuerda con muchos amigos, su amor por encima de todo es la música.  No te tratará mal pero no esperes nada más. Es demasiado reservado con todo lo que siente y sus momentos de frustración agradeces de que así sea. Una manera de ser, que lo único que le ocasiona es un agotamiento mental que le lleva a perder incluso la capacidad de levantarse. 

La primera composición de Henry fue todo un éxito. El público durante una hora estuvo aplaudiendo sin parar. La excitación de lo vivido le creía casi como un Dios, no quería bajar de las nubes, en ese momento solo disfrutar al máximo del éxito conseguido. 

Esa noche llegaron a más con el público entregado. Cada nueva música era mejor que la anterior. Su destreza con el piano era tal, que con el tiempo se convirtió en el compositor favorito del público. 

Era consciente de que Dublín se le había quedado pequeño. No dudo en recorrer medio mundo mostrando su destreza musical. Decidió mudarse a una nueva ciudad. Quería cambiar de aires. Necesitaba que las nuevas composiciones tuvieran un nuevo aire. La ciudad elegida fue Barcelona. Aprender una nueva manera de vivir. Integrarse en nuevas costumbres y sobretodo comprarse una nueva casa donde poder componer con tranquilidad. Había encontrado un nuevo lugar donde poder desconectar y pensar en sus nuevas musicas. Siempre le acompañaba su libro de partituras y uno de sus libros favoritos, “ Los viajes de Gulliver” Jonathan Swift”, un libro concebido como una gran sátira de la humanidad, un toque ácido contra la vanidad y los medios políticos pero también un libro de aventuras. Le recordaba a su Tierra y siempre que tenía nostalgia no dudada en leer unas cuantas páginas. Su nueva vida era relajada pero al mismo tiempo quería crear una gran obra musical que superara a todas la anteriores. El regalo a la humanidad como él lo llamaba.  

Fueron pasando los años y Henry pese a sentirse feliz con su vida no podía evitar tener la sensación de que le faltaba algo. En cierta manera la obra comenzada hace años todavía no había encontrado la manera de terminarla. Se volvía loco intentando unir cada una de las notas musicales, se desesperaba. Había compuesto otras obras pero la composición perfecta se le resistía. Algo que hizo que se encerrara en su casa y se olvidara incluso de descansar. Se refugiaba en su piano y aporreaba sus teclas hasta quedar exhausto. Cuando el cansancio le vencía se pasaba el día durmiendo o comiendo como si no hubiera un mañana. 

Se había convertido en un loco obsesionado con componer su gran obra y se había olvidado del mundo, de las personas. Su casa era el espejo de como se sentía interiormente. Todo por el medio, sin intención de tener un orden. Cuadros de sus compositores predilectos llenos de una masa de polvo que los había convertido en seres sin rostro. Se había olvidado lo que era dar un concierto. Sus ganancias estaban comenzando a agotarse. Su vida sedentaria le estaba comenzando a dar problemas de salud. 

Era uno de los pianistas más aplaudidos, en ese estado difícilmente podría soportar una actuación con público. Estaba sumido en una gran depresión. 



Años antes, Luna Soler era una mujer que había conocido a Henry en uno de sus conciertos multitudinarios. No era una espectadora más. Era una gran admiradora del compositor que lo observaba desde lejos, porque nunca se había atrevido a dirigirle una palabra. En cualquier concierto que daba siempre podías encontrarla en primera fila, nunca fallaba a la cita. 

Henry se había dado cuenta de la incansable espectadora y no dudó en querer conocerla en persona. Poder dialogar tranquilamente con ella, y sobretodo preguntarle por qué sentía tanta admiración por él. Le picaba la curiosidad. Esa misma noche llamó a uno de sus ayudantes que preparase el encuentro. 

La conversación se convirtió en una velada repleta de palabras alabando la obra de Henry. Luna no dudada en expresar todo lo que sentía, incluso lo que no le gustaba que el músico aceptaba.

Ese primer encuentro acabo convirtiéndose en una amistad duradera. No llegó a nada más, porqué el gran amor de Henry era la música. No tenía tiempo para romances, cuando su meta en la vida era componer sin parar. Algo que Luna se resignaba porque estaba profundamente enamorada de él. Lo acompañaba en sus sesiones de composición, convirtiéndose en su confidente pero nada mas. Era tanto su devoción que para poder tener mayor complicidad no dudo en estudiar música y composición. Pasaban días enteros creando nuevas partituras, él aporreando el piano mientras ella lo transcribía en forma de notas musicales.  Era un ejercicio agotador que cuando terminaba tenía una gran recompensa. Era representado en su siguiente concierto y aplaudido por las masas. Lo transportaban a un estado emocional de verdadero éxtasis. Se creía el mejor compositor y su ego cada vez fue en alza, provocando que cada vez quisiera alcanzar aún más gloria. Era la época donde se planteo crear la composición perfecta, aquella en la que sería recordado para siempre.  

Luna veía que con el tiempo, el hombre que admiraba se había convertido en un déspota que no dudaba en gritarla cuando estaba bloqueado. Se desesperaba cuando las cosas no le salían como quería. Incluso la culpaba de su falta de entonación a la hora de componer.  

Los años pasaban y la amistad entre los dos se fue deteriorando hasta querer poner punto y final a la misma. Luna no soportaba su actitud tan irracional. Había perdido la cabeza y lo más preocupante, no le importaba nada más. Decidió que ya era hora de tomarse un descanso con los conciertos y dedicar todo su tiempo en esa gran composición. No dormía y apenas comía, hasta el punto de acabar en un hospital conectado a una máquina y dándole de comer por una sonda.  Esos ataques de histeria que a Luna la ponían en un estado de tristeza difícil de soportar. 

Cuando intentaba ayudarle, él la chillaba de mala manera y la echaba de la habitación. Llegó a un punto que no podía mantener ni siquiera una conversación con Henry. Por mucho que le doliera en el alma tuvo que dejarlo marchar. Siempre recordaría esos primeros años donde ambos disfrutaban con sus conversaciones sobre música. Que se desplazaban al Tibidabo a observar la ciudad donde imaginaban nuevas músicas. Eran dos personas ilusionadas viendo anochecer Barcelona delante de sus ojos. Henry,  el compositor más admirado se convirtió en una caricatura de si mismo.   

Quien se iba a imaginar que un hombre con tanto talento con la música pudiera convertirse en un ser difícil de soportar. No quería tener contacto con el resto de personas, simplemente había aprendido a estar solo y no necesitaba a nadie mas. Su locura fue en aumento y su estado nervioso no le dejaba vivir en paz. Deseaba crear lo imposible y no aceptaba la derrota. No quería pasar página. Se sentía un verdadero fracasado y en cada intento de componer acababa con unos golpes tremendos que aparecían que iban a romper el piano. La casa se había convertido en su refugio y le daba miedo abandonarla. Su cuerpo endeble apenas se podía sostener. Provocando que su final estuviera apunto de llegar. 

Una mañana su corazón dijo basta, dejando de latir y creyendo que le librarían de su carga.  Su cuerpo dejo de tener vida para ser un fantasma. Convertido en un alma en pena dando tumbos por una casa que había decidido no abandonarlo.  Su prisión perpetua, hasta encontrar a la persona que pudiera liberarle.

Los vecinos alertaron a la policía al darse cuenta que no se oían los gritos diarios de Henry maldiciendo al mundo por no dejarle terminar su obra. Intuían que había pasado algo, y no se equivocaron. La policía localizó el cuerpo sin vida y dieron sepultura a las pocas horas.  Su espíritu en cambio se quedo en la casa, a la espera de no ser molestado por ningún ser vivo. 

Intentaron vender la casa pero a los pocos días salían escopetados de allí. No había manera de venderla. Pasaron meses y años hasta que una familia que pasaba por allí decidió ocuparla porque se aburrían demasiado. 



Mari Carmen, casada con Pedro, ambos no les falta dinero. Sus padres vivían rodeados de lujos. Ambos con treinta años pero con una mentalidad de adolescentes consentidos. 

Decidieron tener un hijo, Tobías de doce años, que con su rebeldía le convirtieron en un niño terrible. Destructor de todo lo que le rodea. Por último Dexter, un perro que es el único que se comporta de manera civilizada, adorable y con ganas de jugar a todas horas. 

Ahora nos encontramos a esta peculiar familia que se les ha ocurrido ocupar una casa, con su única intención de destrozarla por diversión. Lo que no se imaginaban que la vivienda venía con sorpresa. 

Lo primero que hicieron fue entrar por una de las ventanas, no dudaron en romperla. Lo siguiente poner su propia cerradura, para así sentirse como los dueños de la propiedad. Tenían dos maletas: Una enorme con herramientas para la destrucción, y la otra con algo de ropa, por si les apetecía salir a dar una vuelta y pavonearse un rato. 

La casa tenia dos plantas. Una principal donde se encontraba el salón rodeado de una biblioteca de libros y un piano. En la misma planta se encontraba la cocina y un cuarto de baño, bastante pequeño por cierto. Arriba estaban dos habitaciones, un cuarto repleto de trastos y otro con un baño enorme. En general todo estaba lleno de polvo y bastante desordenado. 


-Te has fijado como está la casa- Dijo Carmen


-Ni que lo digas. Hemos venido para destrozarla y poca faena nos va a dar- contestó Pedro con cara de no estar satisfecho con lo que estaba viendo. 


-Papá- dijo Tobías - Tenemos que quedarnos en esta casa, no me gusta. Tengo Hambre. 


-Siempre pensando en comer. No te preocupes que ahora pedimos comida - Contestó la madre a Tobías que no estaba quieto. 


-Coge a Dexter y date una vuelta por la casa, mientras pediremos la comida- dijo el padre con cara de pocos amigos. 


-Vamos Dexter a ver que encontramos- Lo decía Tobías mientras su perro se ponía de patas arriba para que lo acariciara- Ahora no Dexter, vamos ven que vamos a ver que hay arriba. 


Perro y niño subieron por la escalinata rumbo a las habitaciones. En una de ellas había un gran armario repleto de ropa. Estaba en buen estado porqué estaba envuelta en plásticos protectores. Tobías tuvo la idea de probarse unas cuantas de ellas. Se sentía como una persona mayor. Le iba grande de mangas y de todos lados pero le daba lo mismo. Mientras su amigo perruno no dejaba de ladrar y de correr por toda la habitación. Cuando ya se cansaron fueron a recorrer el resto de habitaciones hasta llegar a una repleta de fotos y muebles. Daba bastante miedo porque apenas tenías sitio por donde pasar. Poco tiempo permaneció en ella porque lo siguiente era volver donde se encontraban sus padres, esperando que ya tuvieran preparada la comida para comenzar a comer. 

Todo parecía normal. La casa estaba tranquila y tras pasar unas horas inspeccionándola, decidieron quedarse en el salón. Con la idea en mente destrozarla más adelante porque les había encantado pese a la decepción inicial. Se quedarían en ella una larga temporada, cuando se cansasen comenzarían a romper todo lo que se encontraran, ahora mismo querían disfrutarla sin más. 


NOCHE UNO


La familia Cansino y perruno tras una cena de aquellas que acabas tan lleno que no te puedes ni mover, se disponen a irse a dormir. Lo harían en una cama enorme de matrimonio los tres, por lo menos eso sería en la primera noche. Dexter en cambio acabaría en una pequeña almohada en el suelo de la habitación. 


Durante la noche…. 


-Quien es esta gente. Como han osado entrar en mi casa. No me dejan tranquilo.  Siempre la misma historia. Estoy cansado de ponerme en modo asustar constantemente.

Esta vez me lo tomaré con calma porque hacerlo todo en una noche me deja muerto. Ya lo estoy pero un poco de humor no viene mal para quitarme el cabreo. – El fantasma de Henry seguía con su conversación interior de como conseguiría echar estos nuevos intrusos. Tenía claro que esta vez sería diferente. 


- No tienes frío cariño- Le susurraba Carmen al marido para no despertar al niño. 


- Si - Le contestó Pedro estirando más para él la colcha para taparse.


- Mira si el crio esta temblando, pero si estamos en el mes de julio para hacer estas temperaturas -Se levantó de la cama Carmen buscando alguna manta con que taparse.

  

-Debe tener algún aire acondicionado por algún lado y no nos hemos enterado – también se levantó Pedro en busca de otra manta.-Mañana miraros de donde viene.


PRIMERA SEMANA 


-De verdad no lo entiendo. Llevamos cinco días aquí y no hemos encontrado porqué hace tanto frio por las noches. – Chillando Pedro que no entendía nada de lo que pasaba. 


-Pues es bien sencillo. Yo como fantasma no voy a dejar que durmáis calentitos.- dijo en alto el fantasma que por supuesto los Cansino no escucharon- esta noche es hora de asustar. 


Esa noche y las siguientes el fantasma mientras dormían en sus camas comenzaron los ruidos a altas horas de la madrugada. Voces que les susurraban al oído que se fueran de la casa. Pero no tenía ningún efecto. Se levantaban a curiosear pero los siguientes días durmieron con tapones en los oídos para no ser molestados. Provocando la ira de Henry el fantasma. Cabreado era poco, Henry comprendía que tenía que tomar medidas mas drásticas para hacer que se largasen de su propiedad 


 SEGUNDA SEMANA 


La noche nuevamente llegó. Tobías se comportaba de una manera muy rara. Decía palabras sin sentido alguno. Los ojos ni pestañeaban solo miraban fijamente al vacío.

El crio se desplazo hacia el salón rumbo al piano. Comenzó a tocarlo. Provocando que sus padres se despertaran al ver que no estaba con ellos en la habitación.

El niño había sido poseído. No podía parar de tocar las teclas. Los padres intentaron quitarlo del instrumento pero no lo consiguieron. Hasta que comenzó a gritar “Largaos de mi casa” lo siguiente fue caer literalmente al suelo. La posesión había terminado. 


-¡Tenemos una casa encantada ! ¡Tenemos a un fantasma! – Gritando entusiasmada Carmen


-¡Me han poseído mamá! – lo decía Tobías entusiasmado que comenzó a dar vueltas por toda la casa. El perro le seguía como loco.


Henry por supuesto no entendía nada. Como era posible que no le tuvieran miedo. Cualquiera se hubiera asustado presenciando una posesión tan conseguida.  Tenía que pensar algo que les asustara de verdad. No iba a permitir que esta gente se quedará en su hogar. 


LA SEMANA DE LA MEDIUM 


Después de vivir la semana anterior una posesión fantasmal. Los Cansino decidieron ir más allá. Llamaron a una famosa médium para que pudieran contactar con el espíritu errante de la casa. Le harían preguntas estúpidas con la simple intención de divertirse.

 La médium estuvo varios días intentando hacer contacto con el fantasma, pero él ante las llamadas pasaba de dar señales. Le parecía estúpido las maneras de la mujer de llamarle la atención. Lo único que provocaba que Henry se cabreara aún más. Desencadenando que su ira lo pagara la casa. Comenzó a temblar como si hubiera un terremoto en el interior, los muebles y los objetos comenzaban a volar por todas partes. La casa se había convertido en una ratonera, no había lugar donde estar a salvo. 

Llegó u momento que el temblor paró dando paso a una nueva posesión y esta vez perruna. Dexter poseído comienza a perseguirlos por toda la casa. Se dirigen hacía la puerta de salida pero el fantasma se lo impide. No pueden abrirla y mucho menos romperla. Una fuerza ,los lanzan hacía en suelo del salón. La única opción que tienen es correr y correr hasta acabar encerrados en una habitación de la planta de arriba. El perro no deja de golpear la puerta para poder entrar. El miedo se ha apoderado de ellos y solo ven una posibilidad gritar que se van a marchar que a ganado, al mismo tiempo que saltan por la ventana de la habitación. 

El fantasma lo ha entendido y acaba con la posesión del animal. Abre la puerta principal y el perro se reúne con su familia, una médium que ha decidido dedicarse a leerte el horóscopo, que deja los fantasmas por una larga temporada. Todos huyen calle abajo. 

Henry recuperó su casa, aunque había quedado en un estado horrible. Lo único que se había salvado era su valioso piano. Durante una buena temporada no recibió ningún visitante, mas por la fama de casa encantada. Se convirtió en una propiedad olvidada. 



Luna vuelve a la casa de Henry. Se había convertido en una famosa compositora. Sus recuerdos en ella nunca los había olvidado, y los sentimientos por él nunca había desaparecido. Habían pasado muchos años pero de alguna forma necesitaba volver al lugar donde había compartido tantos momentos. Necesitaba de alguna forma decirle adiós. 

Sin pensarlo decidió comprar la casa. Henry al reconocer a la nueva dueña decidió permanecer en silencio. En ese tiempo arregló la casa y vivió tranquila sin saber que tendría el fantasma  de su amigo a su lado. 

Un día encontró la partitura que estaban trabajando. Aquella gran obra que nunca se pudo acabar. Ella sin dudarlo comenzó a tocarla haciendo que el fantasma no pudiera evitar dejarse ver. Luna no pudo evitar emocionarse y saltarle las lágrimas. No estaba asustada solo le entristecía que no pudiera tocarlo. 

Los siguientes días fueron como si nunca hubiera pasado el tiempo. Trabajaron en la obra y lograron terminarla. Lo único que quedaba que Henry pudiera tocarla, pero no era posible, a no ser que Luna se dejara poseer. Ella accedió provocando que el fantasma cumpliera su tarea pendiente. Abandonó el cuerpo de Luna y se despidió de ella para siempre. Le pidió perdón por todos esos años donde se comportó como un autentico patán.  Ella lloraba pero en el fondo feliz por comprender que ahora Henry podría descansar en paz en el otro lado. 

Escrito por Sandra Barrachina 





Si te gusta mi contenido puedes apoyarme siguiendo:

Mi blog de escritora

Puedes encontrar mis libros en Amazon


Seguirme en mi página de Facebbok